Main Menu

Feminismo: todos hablan, pero ¿todos saben qué significa realmente?

Read Carefully

En este «Mitos y Realidades» conocé todo sobre este concepto y sustentá tus ideas a la hora de debatir. 

En torno a este debate, resuena siempre la existencia de un “buen o mal” feminismo, generando dicotomías falsas, en donde muchas de las cosas que se dicen se basan sobre presupuestos que nada tienen que ver con los postulados de un movimiento totalmente heterogéneo y global, que busca franquear la situación actual de las mujeres a partir de diversas acciones. Aquí un verdadero o falso:

El feminismo es como el machismo pero al revés. 
FALSO

El feminismo no defiende la superioridad de las mujeres por sobre los hombres, sino que reivindica sus derechos, así como también cuestiona el sistema de dominación y la violencia que se ejerce sobre ellas y la asignación de roles sociales según el género.

Es una teoría de la igualdad.
VERDADERO

El feminismo entiende que mujeres y varones son iguales en derechos y libertades; y busca que todos tomen conciencia de las discriminaciones que sufren las mujeres sólo por serlo y puedan organizarse para acabar con ellas. También contempla el acceso a bienes y recursos, y el control de su uso y resultados. La distinción entre acceso y control es relevante porque -por ejemplo- algunas pueden ganar dinero, pero no tener la decisión sobre su gasto.

Las feministas odian a los hombres.
FALSO

No sólo no odian a los hombres, sino que el feminismo busca la igualdad de género. Entonces nunca podría postular el odio hacia las personas con las que se quiere compartir esa igualdad.

Ya no hay nada por qué pelear porque se han alcanzado condiciones de igualdad y derechos que amparan a las mujeres.
FALSO

El feminismo ha generado una acción política a favor del cambio en las condiciones de subordinación entre los géneros, y su influencia ha conseguido en el Siglo XX el voto femenino y la igualdad ante la ley. Pero aún hoy las condiciones de desigualdades existen, a veces por la falta de aplicación del marco legal y otras simplemente porque muchas cuestiones aún no han sido resueltas. Como ejemplo se pueden mencionar los femicidios, y los pocos lugares de liderazgo en el sector privado y público.

El feminismo quiere romper con la sociedad como la conocemos y las instituciones como la familia.
FALSO

La institución “familia” ya ha sufrido cambios, hay dificultades para llevar a cabo la maternidad especialmente con mujeres que tienen doble jornada de trabajo (en el espacio público y luego en el mundo de lo privado). Esto provoca que la paternidad sea también ejercida con mayor dificultad por los hombres, en gran medida muchos se niegan a vivirla, desaparecen, y dejan una serie de carencias  que debe ser asumida por las mujeres. A su vez, frente a las nuevas configuraciones familiares surgen otras forman de organizar la vida privada: madres solas con hijos, familias ensambladas, etc. Hoy las mujeres están en ambos espacios: la vida privada doméstica y en lo público sus trabajos fuera del hogar.

El feminismo busca la igualdad, equidad y Paridad de género.
VERDADERO

Los objetivos del feminismo como ideología y sobre todo como movimiento en acción son: Garantizar la igualdad de derechos, responsabilidades, condiciones y oportunidades de todos los géneros. La igualdad no significa que todos los géneros son iguales, sino que los derechos, responsabilidades y oportunidades no dependerán de su género. Lograr la equidad. Brindando las mismas condiciones, trato y oportunidades a todos los géneros, tomando en cuenta diversas características (sexo, género, situación socioeconómica, edad, religión, etc.), con el fin de revertir la desigualdad preexistente y cubrir los déficits históricos y sociales de las desigualdades por razón de género. Conseguir la paridad. Es decir, la participación homogénea de mujeres y varones en todos los ámbitos de la sociedad, particularmente en lo referente a la toma de decisiones y en la representación política.

Es sólo una cuestión de mujeres.
FALSO

El feminismo es una experiencia colectiva, y eso incluye en su movimiento a todas aquellas personas que quieran luchar por la igualdad de género. En este sentido es que concierne e involucra a los varones al igual que a las mujeres, y se considera una cuestión de derechos humanos.

 

 

Top