Main Menu

Hacia el largo plazo

Read Carefully

En alianza por el periodo de diez años, Telefónica y Vertiv trabajan codo a codo para impulsar el ahorro energético.

En un momento donde estamos acostumbrados a lo instanteo, a lo fugaz, y esperamos ver resultados lo antes posible, existen problemáticas que demandan una mirada al largo plazo. Hablar de cambio climático y la situación crítica en la que se encuentra nuestro planeta hoy, es una de esas esferas en las que se requiere actuar de manera urgente, pero no por ello, como confunden algunos actores sociales, hacerlo de manera superficial. Las temperaturas siguen aumentando, las acciones decisivas que se requieren van con retraso y las oportunidades se acaban.

Haciendo eco de estas demandas y con el objetivo de profundizar su ahorro energético la empresa de telecomunicaciones Telefónica viene trabajando en alianza con Vertiv, una firma de tecnología de infraestructuras críticas para las aplicaciones vitales de centros de datos y redes de comunicaciones.

Una de las características que distinguen el vínculo entre estas dos organizaciones, es su mirada al largo plazo. Desde hace más de 20 años son socios comerciales y trabajan bajo el objetivo común de llegar a ser más eficientes y competitivos mediante la innovación sostenible. Con ese mismo criterio, -este acuerdo en particular- tiene prevista una duración de diez años. «Esta alianza es pionera ya que ninguna compañía avanza en este sentido por este periodo de tiempo. Nosotros nos comprometíamos a conseguir la eficiencia energética en nuestras soluciones y hemos dado un paso adicional, un modelo que se llama Eficiencia Energética como Servicio. No buscamos tener un ahorro puntual en el momento, sino que las soluciones técnicas se mantengan y se optimicen en el tiempo» afirma Oscar Fenoll, Global Account Manager de Vertiv para Telefonica.

No buscamos tener un ahorro puntual en el momento, sino que las soluciones técnicas se mantengan y se optimicen en el tiempo.

El ejecutivo, estuvo en nuestro país a fines de noviembre participando del  9º Workshop Global de Energía y Cambio Climático que organiza Telefonica, y reúne a más de 250 los líderes encargados de llevar adelante las políticas ambientales puertas adentro de la compañía y a las principales empresas colaboradoras en la materia. Como cada año, este punto de encuentro es un momento para el análisis y la fijación de nuevos retos.

El acuerdo se da en el marco de los Objetivos de Energía y Cambio Climático a 2020 y 2030, alineados con el Acuerdo de París y el nivel de descarbonización requerido para limitar el calentamiento global por debajo de 2 °C. Telefónica ya se encuentra ocupando de esto y se le suman los expertos de Vertiv, quienes los acompañanan en las tareas de optimizar el rendimiento, la capacidad, la disponibilidad y la eficiencia de la infraestructura crítica, y en última instancia el aumento del ahorro energético.

Fenoll explica que «El objetivo principal de Telefónica es hacer una economía de energía en todos los sitios y sobre todo en la parte de innovación tecnológica. Telefonica tiene una meta muy ambiciosa para la sustentabilidad y ahorro energético a lo largo de los años. Se realizan periódicamente mediciones para asegurar que van cumpliendo, y nosotros estamos dedicados a soportar esas metas». Para el periodo entre 2015-2020, según detalla Telefónica en su Informe de Sostenibilidad 2017, sus acciones se plantean además de la expansión de la red y la calidad del servicio, ser más competitivos. Algunos de las metas que se proponen son: reducir en un 50% el consumo de energía por unidad de tráfico; comenzar a desligar el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero, disminuyéndolas un 30% en términos absolutos para 2020 y un 50% para 2030; ahorrar 90 millones de euros por proyectos de eficiencia energética. Como fuente sostenible para su negocio apuestan por las energías renovables, con la intención que el 50% de la electricidad provenga de allí en 2020 y el 100% en 2030. Hasta el momento, los resultados obtenidos son favorables, habiendo cumplido dos años antes, su objetivo de reducir la intensidad energética por tráfico un 52% respecto a 2015.

Tiene que haber una transformación y las empresas buscan alternativas para poder entregar mayor capacidad y servicios, pero a un costo menor.

Estos porcentajes cobran aun más relevancia cuando se destaca que la energía es la segunda linea más importante de gasto que tienen las compañías eléctricas y que más de la mitad del consumo energetico viene de su infraestructura. Cleciane Silva, Directora de Ventas de Vertiv para Latin América, también en su paso por Argentina a raíz del evento, menciona al respecto: «Yo creo que tiene que haber una transformación. El operador va a tener que crecer mucho para dar cobertura, capacidad y confiabilidad en toda esta red y para eso, la inversión tiene que ser muy alta. Y la realidad es que no van a querer pagar más por eso. Clientes como Telefónica buscan alternativas para poder entregar toda esta capacidad, pero a un costo menor. Y eso hace que busque alianzas con partners confiables que puedan entregar este servicio. Ahi entra este tipo de acuerdo que tienen con Vertiv. Estamos hablando más allá del ahorro energético, hablamos de toda una renovación». ¿De qué manera planean lograrlo? Las soluciones se centran en infraestructura eficiente desde el punto de vista energético entre las que figuran equipos de climatización de precisión, Sistemas de Alimentacion Ininterrumpida, de rectificación en Corriente Continua y sistemas solares híbridos con fuentes de energía renovables.

En el mundo de las telecomunicaciones, a diferencia de otros, los avances se recorren a un ritmo cada vez más veloz y vertiginoso. El traspaso de las redes tradicionales a fibra óptica, el gran consumo de datos o la cantidad de equipamientos que están constantemente conectados, son elementos que marcan esta nueva etapa digital. Por eso, las agendas en este campo apuntan como norte a la optimización de la temperatura, a la par de que el uso energético se reduzca drásticamente, logrando que el principal consumo que tengan sea el equipo de telecomunicaciones, no su infraestructura.

En ese marco, el equipamiento que utiliza Vertiv para ofrecer sus servicios es clave. «Una politica interna y muy estricta nuestra, es que todos los equipos que producimos estén libres de materiales contaminantes, tanto en su producción como en su reciclaje. Contamos además, con una politica en la cadena de valor que apunta a asegurarnos de que ningún elemento que se prduzca allí tenga un impacto ambiental negativo. Tambien prestamos atención a los gases de efecto invernadero porque los elementos que Vertiv trabaja son de climatización. Proveemos soluciones técnicas para reemplazar ese tipo de emisiones con gases nobles con el objeto de que no impacte en la capa de ozono» explica Fenoll.

A la hora de analizar el estado actual en torno al desarrollo de las energías renovables en la Argentina Silva ofrece un panorama que si bien parte de un piso muy bajo, perfila un futuro más prometedor. «Lo que hemos visto es que está viniendo una especie de incentivo por energías renovables a las empresas en general y estamos apuntalando a Telefónica para hacer frente a estos beneficios que están por venir. Ya hemos implementado en otros paises algunos proyectos con energía solar, y creemos que va a crecer muy probablemente a inicios del proximo año». Al respecto Fenoll agrega «comparado con otros paises, en Argentina lamentablemente el impacto de las energías renovables es pequeño, solamente alcanza el 1%. En otros paises como Costa Rica, llega al 100%. Brasil y España, por ejemplo, ya están trabajando con un porcentaje muy alto. No obstante, esto nos abre un campo muy grande para poder mejorar y plantear soluciones para que los centros trabajen con estas energías».

Las agendas en este campo apuntan como norte a la optimización de la temperatura, a la par de que el uso energético se reduzca drásticamente.

Para el sector privado y dada su magnitud estas inversiones representan un salto importante. «Las energías renovables empiezan a ser mas rentables, porque los costes de producción de la tradicional empiezan a subir. Para nosotros entonces, es cada vez más interesante mirar hacia este tipo de tecnologías, y en muchos casos ya las estamos haciendo económicamente viables. No sólo bajo la consigna de cuidar la huella de carbono, sino tambien porque estas soluciones tecnicamente, están siendo sostenibles» concluye Fenoll.

Top