Main Menu

Cimientos para el futuro

Read Carefully

Como cadena de hipermercados, Libertad ingresa cada día a los hogares de los argentinos. Después de tres décadas de trabajo, hoy su responsabilidad social se magnifica.

Al hacer un repaso por las tres décadas de historia de Libertad, la cadena de hipermercados y emprendimientos inmobiliarios, que nació como una pequeña fraccionadora y distribuidora de azúcar, se puede notar un crecimiento exponencial, no sólo en cuanto al negocio que desarrolla sino, en la consolidación de la sustentabilidad dentro de la compañía.

Desde el año 1986, Libertad creció exponencialmente. Lo que antes era un pequeño emprendimiento y contaba con tres empleados, hoy se ha transformado en un modelo dual que combina la actividad retail con el desarrollo inmobiliario. Los 3250 colaboradores se distribuyen en 15 hipermercados, 10 mini Libertad, 3 Petit Libertad, un centro de distribución y 15 paseos comerciales, presente en nueve provincias de la Argentina. 

La situación economica nos hace plantearnos cómo nos reinventamos y una de las maneras es enfocarse en el cuidado del bolsillo de los clientes.

La Responsabilidad Social fue paralelamente ganando terreno tanto en las acciones de la empresa como en la transmisión del concepto hacia sus empleados, logrando que ellos mismos se involucren y colaboren en estos objetivos responsables. Si bien a partir del año 2012 se creó un área de RSE desde donde se comenzó a gestar la Estrategia corporativa en este ámbito, el 2018 marca un hito en cuanto a su consolidación. ¿Por qué? Por decisión de la dirección general, se decide dar un paso más allá y empoderar al Coordinador de RSE, creando el puesto de Líder de Sustentabilidad, actualmente desempeñado por Viviana Soria.

«Hoy nuestra estrategia alcanza a cada una de las direcciones que conforman la compañía y el rol del Líder de Sustentabilidad es fundamental para guiar, coordinar y llevar estos temas a la agenda de gestión de cada una de las áreas de Libertad» explica Soria.

Si queremos ser sustentables, tenemos que generar comunidades sustentables y nada mejor que comenzar con los niños.

Como otra cara de la misma moneda, se requiere contar con el apoyo de los colaboradores de la compañía y sobre ello se han centrado también las tareas de la empresa. Un ejemplo de ello es la celebración del Día de la Responsabilidad Social cada 23 de abril, en homenaje al día en que el país se adhirió a los principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas. Además, implementaron una Red de Embajadores de RSE conformada por jefes de RRHH y Gerentes administrativos de las tiendas que trabajan de manera conjunta, coordinados desde la casa central, para llevar a cabo las acciones en cada sucursal.

Juntos en acción

Implementado desde el año 2012, el programa «Juntos en Acción» es la piedra angular de la estrategia de sustentabilidad diseñada por Libertad. Esta iniciativa comprende cinco Responsabilidades que guían las políticas y 14 prioridades para gestionarlas -que a su vez- se encuentran alineadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidas por Naciones Unidas, para combatir la pobreza y promover el desarrollo.

Nació como un plan amplio, abarcando las esferas económicas, sociales, ambientales y de la ética, que -según explica Soria- vino a sistematizar las acciones aisladas de donación que se llevaban a cabo anteriormente. «Fue todo un proceso. Empezamos a trabajar en sustentabilidad e inversión social. Realizabamos donaciones, desde un geriatrico hasta para una mascotera. Pero después dijimos `esto no está bien porque no tenemos un eje de trabajo, un enfoque´ relata Soria. Esta reflexión, entre otras cosas, los llevó a alinear su labor a lo que se dedican principalmente, que es la venta de alimentos y en ese marco, decidieron apuntar los primeros programas en la infancia.

La ejecutiva cuenta lo que motivó esa definición, «acudimos al Barómetro de la Dueda Social de la Infancia y vimos cual era la situación en la Argentina y pensamos que, si nosotros queremos ser sustentables, tenemos que generar comunidades sustentables y nada mejor que comenzar con los niños». Paulatinamente incluyeron bajo ese paraguas temas como la educación y la recreación.

En el centro

Para nadie pasa desapercibido, que en momentos de crisis económicas, las luces comienzan a apuntar a los supermercados, ya sea porque ellos mismos comienzan a padecer la baja del consumo, como así tambien, porque a raíz de la desesperación social son el punto de encuentro para los reclamos por algo tan básico para subsistir, como son los alimentos.

Conscientes de esta realidad, desde Libertad describen que entienden la crisis como oportunidad. «La situación economica nos hace plantearnos cómo nos reinventamos» y una de las maneras es enfocarse en el cuidado del bolsillo de los clientes. Asi lo explica Soria: «Ser sustentables es también velar por la economía de nuestros clientes, por tal motivo proponemos una compra inteligente adaptada a sus necesidades y a una diversidad de opciones que les permite economizar mediante una política de descuentos, como son nuestras fórmulas de ahorro permanente y durante el 2018 lanzamos una nueva fórmula de ahorro en nuestras.

En esta misma linea, otra iniciativa de Libertad tiene que ver con promover el consumo de productos locales, con la intención de aportar hacia el desarrollo de las pymes y el comercio interno. El año pasado comenzaron a producir una linea textil, como marca propia realizada por pequeñas empresas locales, «de esa manera evitás importar las prendas y generás empleo local» aclara Soria. 

Añadiendo el factor ambiental a la esfera social, «Estamos trabajando un proyecto que tiene que ver con enlazar la gestión del residuo y utilizarlo como materia prima para  las cooperativas» dice Soria. Hace dos años se aliaron la embotelladora Coca Cola Andina para el recupero de botellas plásticas, donde Libertad actúa como punto de recolección.

Top