Main Menu

Este 8 de marzo…

Read Carefully

El Día de la Mujer de 2020 nos encuentra con un Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad. Una nueva oportunidad para seguir profundizando todo lo alcanzado hasta ahora. 

Por Alessandra Minnicelli. Directora Académica de Edufors, Presidenta de Fonres y FORS.

 

Con expectativa y con profunda convicción sobre su necesidad, este 8 de marzo celebramos la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, que en su página web señala: “Trabajamos por los derechos de las mujeres y diversidades, frente a toda forma de desigualdad y violencia, para construir una sociedad más justa con todos, todas y todes”.  

Mujeres, Géneros y Diversidad, son tres ejes de reflexión que nos propone desde lo Institucional el Estado para pensar y revisar nuestra tarea diaria. Nos interpela a analizar qué hacemos desde nuestro lugar en la vida para fortalecer la igualdad y se abre como una nueva ventana para reflexionar sobre la importancia de la Responsabilidad Social (RS) y profundizar la participación de las mujeres en cada lugar en el que nos toque actuar.

Para poder hablar de igualdad, primero hay que hablar de Titularidad de Derechos. Hasta no hace mucho tiempo, nos ha tocado ser de acuerdo al Código Civil Argentino, «Incapaces relativas de derechos». Es decir, dependíamos de un hombre, padre, esposo, para ejercer nuestros derechos, si ellos así lo consideraban…

Ha pasado mucha agua bajo el puente y en ello han tenido un rol activo la educación y la innovación tecnológica. La tarea pendiente aun, es dejar de ser analfabetas para abandonar los prejuicios y estereotipos sobre nosotras y entrar en la vida preparadas para la igualdad en el trabajo, en la profesión… En otras palabras, listas para combatir el rezago de las mujeres y hoy vemos posible ese camino. Ya no se distingue entre los Derechos Humanos de hombres o de mujeres, sino de Derechos universales y dignidad de ambos.

La creación en democracia de este Ministerio, demanda un Estado de Derecho, como así también ámbitos propicios y políticas públicas (muchas de ellas legisladas y abandonadas 2015-2019) para que triunfe la IGUALDAD, que ya se ha transformando en una agenda compartida por todos los países.

Recrear el intercambio y el fortalecimiento de políticas públicas que hoy se están llevando a cabo en diversos lugares del mundo para enfrentar el desafío de lograr la autonomía de las mujeres en su triple dimensión -económica, política y física- respetando la titularidad y el ejercicio de sus derechos, ha retornado al punto de “fojas cero”.

La RS es una buena excusa para dar visibilidad y trabajar sobre todos los temas de la mujer. Desde la violencia contra ellas, hasta el último reconocimiento de derechos. Así la igualdad será el eje, no solo de los derechos humanos, sino del desarrollo de nuestras localidades, de las que somos parte: familias, Estado y mercado.

Asumamos ese liderazgo hoy que estamos ante logros alcanzados y desafíos en el horizonte. Pensemos si hemos avanzado en el conocimiento, si hemos podido permear la Perspectiva de Género con las acciones, investigaciones, trabajos y políticas en innovación, ciencia y tecnología y desarrollo productivo. Pensemos individualmente a cuantos lugares o espacios fuimos convocadas para trabajar en conjunto, pensemos qué estamos haciendo para acompañar lo que ya se está trabajando en estos temas, a cuántas organizaciones nos hemos acercado para hacer nuestro aporte.

Sigamos pensando y actuemos cada día más. Hoy tenemos un espacio institucional para canalizar nuestras necesidades y para ser escuchadas.

   

Top