Main Menu

Las víctimas invisibles

Read Carefully

UNICEF responde a la pandemia del covid-19 en argentina con un plan de apoyo a niños, niñas y adolescentes vulnerables.

“Los niños y las niñas son las víctimas ocultas del coronavirus”, así lo explicó Luisa Brumana, Representante de UNICEF Argentina. Si bien en este momento la prioridad de los gobiernos y del Sistema de Naciones Unidas es la prevención de la propagación del COVID-19, también se están poniendo en marcha estrategias con el foco en los efectos secundarios que deja la pandemia.

Entre ellos, se encuentra el trabajo que realiza el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF por sus siglas en inglés), que -desde el comienzo de esta crisis planetaria- lidera el apoyo de la ONU a los países para que garanticen la continuidad educativa de niños, niñas y adolescentes (especialmente cuando las escuelas están cerradas), la prevención de la violencia doméstica y la contención emocional y salud mental de la población de 0 a 18 años.

“El COVID-19 no solo puede enfermarlos: aunque no lo veamos, la pandemia también afecta su educación, los expone a la violencia e impacta en su salud mental y nutricional» agregó Brumana.

En este marco, el pasado 7 de abril UNICEF presentó un Plan de Respuesta para contener los efectos del coronavirus en niños, niñas y adolescentes. A través de él, el organismo proveerá de insumos a trabajadores de la salud de establecimientos en el país, apoyará la continuidad educativa de 4.200.000 de estudiantes de contextos vulnerables y rurales y fortalecerá a los comedores populares, para apoyar la nutrición de 20.000 chicas y chicos que viven en asentamientos, entre otras acciones.

El plan se asienta sobre tres pilares. El primero de ellos tiene por objetivo mejorar la respuesta de salud pública para reducir la transmisión y la mortalidad por Coronavirus. Así, trabajan para informar a las poblaciones más vulnerables sobre prácticas de prevención del COVID-19 en cinco provincias prioritarias – Chaco, Jujuy, Misiones, Salta, Buenos Aires – y grandes conglomerados urbanos, donde se están enviando materiales de apoyo y capacitación. Asímismo, contempla la provisión de insumos a profesionales de la salud que trabajan en la continuidad de la atención de mujeres embarazadas, niños y niñas menores de 5 años.

El segundo pilar es la contención de los impactos secundarios de la pandemia, como la inseguridad alimentaria. UNICEF trabaja con los comedores populares para asegurar el acceso suficiente y continuo a alimentos nutritivos y entre otras acciones, fortalece el suministro de viandas que se distribuyen en barrios populares de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires y el norte del país, para cubrir las necesidades nutricionales de más de 20.000 de niños y niñas en situación de pobreza.

Dado que la pandemia también impacta fuertemente en la educación, UNICEF participa activamente de la mesa de enlace para apoyar las acciones que desarrolla el Ministerio de Educación para enfrentar los efectos del COVID-19 en el sistema educativo argentino. En ese marco, brinda asistencia técnica al plan Seguimos Educando y coopera con el ministerio para garantizar la continuidad educativa de 4.200.000 estudiantes en contextos vulnerables y rurales, entre quienes se distribuirán materiales educativos impresos y contenidos educativos en TV.

El tercer pilar es el de la comunicación y prevención del contagio, para lo que el organismo comenzó tareas de difusión de información oficial del Ministerio de Salud de la Nación y de la Organización Mundial de la Salud, con el fin de promover la identificación y denuncia de las Fake News.

Los ejes locales

Creada por las Naciones Unidas en 1946, es la agencia que tiene como objetivo garantizar el cumplimiento de los derechos de la infancia y adolescencia, y asegurar su bienestar en todo el mundo. Los programas que desarrollan se guían por la Convención sobre los Derechos del Niño, que reconoce como niño a todo individuo menor de 18 años y establece el marco fundamental a partir del cual los gobiernos que la suscriben deben desarrollar sus políticas para la niñez y la adolescencia. Actualmente están presente en 190 países y territorios y en Argentina, desde el año 1985.

Olga Isaza, Representante Adjunta de UNICEF Argentina explica que el programa de cooperación en el país se enfoca en cinco áreas de trabajo: educación, salud, inclusión social, protección y participación.

En educación trabajan para que los chicos y chicas que viven en parajes rurales alejados terminen la secundaria y para ello impulsan el modelo de Secundarias Rurales mediadas por Tecnologías (SRTIC). «A través de este proyecto, en zonas remotas donde no hay escuela media se instalan sedes o aulas satélite de una escuela ubicada en la ciudad capital, desde la cual los docentes transmiten las clases a través de internet mientras docentes itinerantes acompañan presencialmente los procesos de aprendizaje» especifica Isaza.

En cuanto al eje de la salud, impulsan las Asesorías Integrales para Adolescentes en Escuelas Secundarias, en el marco del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia. Se materializan a través de espacios de conserjería sobre salud sexual y reproductiva, prevención del suicidio, obesidad y sobrepeso, entre otros temas de salud adolescente.

La inclusión social, no podía faltar dentro de programa integral que implementa UNICEF en Argentina. «Apoyamos el adecuado funcionamiento del sistema de protección social garantizando, por ejemplo, que chicos y chicas cuyas familias no reciben la AUH, sean identificados y puedan acceder a ella. Igualmente hacemos seguimiento a la inversión pública para la niñez de tal manera que se puedan tomar las mejores decisiones para ellos» expresa Isaza.

En complemento con todos los anteriores, bajo el eje de Protección de derechos, llevan a cabo iniciativas para asegurar el derecho de los chicos y las chicas a crecer en entornos libres de violencia. «Entre otras iniciativas, editamos la serie `Cuentos que cuidan´ para niños y niñas de 0 a 6, historias para leer en casa o en la escuela y trabajar -por ejemplo- en la prevención del abuso sexual» ejemplifica la ejecutiva.

Finalmente como quinto pilar de sus labores, UNICEF trabaja en promover la participación adolescente en iniciativas como #YoElijoVotar, de movilización del voto joven, y #RapDigital, de prevención de cyberbulliying, el sexting y el grooming, entre otras problemáticas que se presentan en la ciudadanía online.

«Nada de todo esto hubiese sido posible sin el trabajo cercano con las entidades públicas del nivel nacional y provincial y sin el apoyo constante de donantes, empresas, medios, ONG. El sector privado ha sido un aliado clave» concluye Isaza.

 

Top