Main Menu

ODS 6 y tecnología: una alianza para el desarrollo

Read Carefully

El elemento vital en su hora más crítica. Las nuevas tecnologías como la Inteligencia artificial, los drones, el big data se transforman en aliados para alcanzar el ODS6.

Llegó el momento en que las soluciones tradicionales no logran ser suficientes para resolver algunos desafíos de los que depende la supervivencia humana. Uno de ellos es la actual escasez y calidad del agua en el mundo. En este marco surge una urgente necesidad de desarrollar soluciones innovadoras para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible Nº6 de Naciones Unidas, que plantea «Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos».

Esta es una de las problemáticas que atraviesan de manera transversal a muchos otros aspectos que hacen a una buena calidad de vida. La calidad del agua y el saneamiento inadecuado afectan a la seguridad alimentaria, la nutrición y las oportunidades educativas y económicas afectando con mayor vigor en los países menos desarrollados. Además, la contaminación del agua es la principal causa de destrucción de ecosistemas, y produce una pérdida de biodiversidad que suele tener consecuencias irreversibles. Según informa Naciones Unidas, la escasez de agua producirá el desplazamiento de 700 millones de personas para 2030, en tanto que la desertificación pondrá en riesgo los medios de sustento de 1.000 millones de personas de 100 países distintos para 2050. Estos datos se hicieron aun más visibles frente a la crisis causada por la pandemia de COVID-19 donde lavarse las manos en el hogar es el método más efectivo para la prevención del virus. En el último informe de los ODS publicado a mediados de 2020 por Naciones Unidas indican que: «A pesar de los progresos realizados, 2.200 millones de personas en todo el mundo seguían careciendo de agua potable gestionada de manera segura, y entre ellas, 785 millones no disponían de agua potable básica. La población que utiliza servicios de saneamiento gestionados de manera segura aumentó del 28% en el año 2000 al 45% en 2017».

Tecnología: una puerta que se abre  

Con el fin de cumplir con los propósitos del ODS 6, el Panel de Alto Nivel sobre el Agua de Naciones Unidas hizo un llamado a realizar “un cambio fundamental en la manera en que el mundo concibe y gestiona el agua”, al tiempo que advirtió que, de no tomarse acción alguna, podría producirse un 40% de escasez en la disponibilidad de agua para 2030.

A diferencia otras épocas en la historia humana, en la actualidad existe un caudal de tecnología que puede ser aplicado para subsanar estas inequidades y resolver estas necesidades que apremian. A las puertas de la Cuarta Revolución Industrial, han surgido avances tecnológicos que aportan nuevas herramientas para acelerar el progreso en el cumplimiento de estos objetivos.

Algunas de las posibilidades que ofrece esta nueva era se centra en aspectos como la disponibilidad y gestión sostenible de agua potable y saneamiento, donde la tecnología podría aportar soluciones para que los sistemas de distribución envíen dinámicamente el agua hacia las áreas que registran mayor demanda. En cuanto al tratamiento de aguas residuales y su calidad, los especialistas afirman que la Inteligencia Artificial (IA), los sensores inteligentes ya han hallado su aplicación en el monitoreo de las plantas de tratamientos de residuos para optimizar el uso de los recursos y programar el mantenimiento de equipos con base en los datos históricos. La IA y los sensores inteligentes han sido utilizados para detectar pérdidas de agua en estadios tempranos, lo que repercute en la eficiencia en el uso del agua y en la reducción del estrés hídrico.  Asimismo, los drones ya se están utilizando para monitorear vías navegables y  grandes  reservorios  de  agua, para reunir datos en tiempo real y medir áreas y de este modo proteger los ecosistemas.

Top