Main Menu

Tackleando muros: rugby en las cárceles y mucho más

Read Carefully

Rugby, formación en oficios y contención emocional, tres ejes del programa «Tackleando Muros» que acompaña a personas privadas de su libertad en la provincia de Misiones.

Muros altos, compactos y muchas veces difíciles de derribar. Muros que construyen los Estados con políticas que generan exclusión y falta de oportunidades, otros que imponen la sociedad cimentados en prejuicios y falta de empatía y otros muros autoimpuestos, que comienzan a levantarse al chocarse una y otra vez contra ellos sin poder atravesarlos.

Esas dificultades son las que muchas veces llevan a una persona a delinquir y -en consecuencia- pasar un tiempo prolongado en prisión, lo que termina siendo una experiencia compleja, no sólo al momento de vivirlo, sino cuando recupera su libertad.

En este contexto, nació en 2016 Tackleando Muros, un programa de reinserción social para personas que están privadas de su libertad y cumpliendo su condena. La herramienta principal de la que se valen es el deporte – más específicamente el rugby – y acompañan a los participantes mediante otros dos ejes: el educativo y el espiritual.

«El proyecto busca, mediante la práctica sistemática del rugby, darle algunas alternativas al interno para sobrellevar su tiempo y cumplir su condena en la cárcel de manera que, una vez que salga, tenga la posibilidad de conseguir trabajo, seguir estudiando, rehacer su familia. Básicamente buscamos fomentar las segundas oportunidades» resume Esteban Perié, uno de los referentes de Tackleando Muros.

Inspirados en una iniciativa similar llamada «Los Espertanos», que lograron excelentes resultados en una unidad de máxima seguridad en San Martín, provincia de Buenos Aires, esta propuesta se desarrolla en el Complejo Penitenciario Nº 3 de la localidad de Eldorado, en la provincia de Misiones y actualmente alcanza a alrededor de 70 participantes, que conforman el equipo «Los Toros».

En tres dimensiones

El programa fue diseñado de un modo multidimensional, donde el deporte es uno de ellos. «Utilizamos el rugby como nexo para transmitir valores» explica Perié y agrega «entendemos al deporte como una herramienta para que puedan gastar toda la energía acumulada por estar encerrados en un lugar».

Pero a este eje de trabajo se le suman otros dos que repercuten positivamente en los internos. Uno de ellos es el educativo, ya que, para poder ser parte del programa, necesariamente tienen que estudiar, primario y secundario. Fruto de este requisito, muchos de ellos lograron terminar sus estudios e incluso algunos comenzaron la universidad.

El segundo eje tiene que ver con la formación en oficios tales como cocina, panadería, jardinería, armado de huertas orgánicas, agricultura familiar, carpintería. De este modo no solo les ofrecen herramientas para volver al mercado laboral, sino que también a través de los productos que realizan participan de acciones solidarias, como la reciente donación de bancos de madera para el hospital local.

Como complemento de esta triada, desde Tackleando Muros ofrecen contención espiritual y emocional para resolver los conflictos de manera no violenta. «En un lugar donde había un apuñalado, un muerto, hoy ya no lo hay más. Se resuelven los problemas a través del diálogo ya sea en una asamblea entre todos o entre las dos personas involucradas» explica Perié. 

Derribar prejuicios

Llevar adelante un programa donde hay tantas diversas involucradas, no es tarea fácil. Perié repasa el camino recorrido y las dificultades que debieron sortear para alcanzar la aceptación que Tackleando Muros tiene hoy. «En principio, hay un prejucio tanto de los internos como del servicio penitenciario, que es una institución cerrada y verticalista. Costó entrar, pero después los que mas se entusiasmaron  fueron los internos. Ellos empezaron a ver los resultados y beneficios de participar».

Pasado el tiempo, según remarca Perié, los agentes penitenciarios también comenzaron a ver repercusiones positivas de esta iniciativa. «Se pacifica todo un modulo y no tiene que estar pendiente de que se maten entre ellos o ataquen a él mismo», aclara.

Puertas afuera del complejo penitenciario se lleva adelante otro gran trabajo de sensibilización, con la intención de lograr también, acabar con los prejuicios y alcanzar una aceptación social de los ex convictos. «Es un desafio que la sociedad entienda. Por eso, con paciencia les explicamos temas de Derechos Humanos, sociales y lo referido a la construcción colectiva de la sociedad. Es decir, que entre todos somos responsables de lo que pasa en la cárcel y afuera».

Las empresas, también pueden aportar a la reinserción

La cuestión laboral es la que concentra la atención cuando los internos recuperan su libertad, ya que contar con un trabajo es clave para que la persona no reincida en actividades ilegales.

En ese marco, las empresas y otras entidades empleadoras pueden jugar un rol fundamental. Perié manifiesta que es importante que entiendan y de algún modo se saquen el prejuicio que tienen sobre alguien que estuvo detenido. «Por lo general, son personas que  trabajan mucho porque saben cuánto les costó la libertad y que además, gracias a todas las capacitaciones que reciben durante su participación en Tackleando Muros, están muy bien preparadas» expresa.

Los resultados obtenidos en este sentido fueron positivos. Según comenta Perié, tuvieron una gran aceptación especialmente en el mundo del rugby. De allí que una vez que la persona está en libertad lo invitan a jugar en algún club, le consiguen trabajo, le ayudan a retomar sus estudios. Este acompañamiento resulta clave para que la reinserción sea más efectiva. «Una vez que estás afuera, después de diez años preso, cambiaron los códigos o -por ejemplo- no sabés cuanto vale la plata. Gracias a Los Toros, comienzan a vivir en un ambiente más sano, más llevadero. En caso contrario, cuando salís tenes unos códigos que no funcionan en la sociedad» amplía Perié.

«Uno de los logros importantes que tuvimos, mediante la fundación Los Espartanos, es generar un convenio con la Fundaicion YPF y el Banco Macro, logrando que dos ex integrantes de Los Toros trabajen ahí. Es una conquista valiosa sobre todo, para una persona que tiene antecedentes y puede acceder a un trabajo en blanco» ejemplifica Perié.

En la búsqueda de voluntarios

Uno de los objetivos que se plantean desde Tackleando Muros es incorporar voluntarios que sumen al desarrollo del programa y que los ayuden a salir del «cuello de botella» en el que se encuentran, según expresa Esteban Perié, uno de los referentes del programa.

«Ah honorem y con dedicación. Necesitamos voluntarios y sumar voluntades para acompañarlos cuando están libertad o cuando están adentro: llevarle un mate, un libro, compartir una charla» ejemplifica Perié. Por otro lado, están abiertos a las propuestas de capacitaciones que quieran dictar.

 

 

Top