Main Menu

Alianzas por una región socialmente responsable

Read Carefully

ENTREVISTA A CLAUDIA GONZÁLEZ Y MARCELA LUNA

Una charla con las responsables de Forbairt, consultora en Recursos humanos, RSE y sustentabilidad líder en México. Una radiografía de estas temáticas en su país y las expectativas por la alianza con Fonres, a través de la cual cruzan el continente y llegan a la Argentina.

 

Para llegar al concepto que hoy tenemos de Responsabilidad Social (RS), mucha agua ha pasado por debajo de puente. La manera de conceptualizarlo e implementarlo trazó un recorrido particular adoptando los matices de cada región o país. En consecuencia, hoy se observan distintos caminos pero que todos apuntan hacia una misma dirección: alcanzar sociedades más sostenibles, inclusivas y equitativas. Sin dudas, cuando esos trayectos se cruzan, florece la creatividad, se comparten las experiencias y los impactos positivos se multiplican. Conscientes de ello, Forbairt, firma mexicana de consultoría, asesoría y capacitación en materia de Desarrollo Humano y Responsabilidad Social formalizó una alianza estratégica con la Fundación Observatorio de Responsabilidad Social y FONRES de Argentina, con el fin de trabajar de manera conjunta en proyectos y capacitaciones que den impulso a la Responsabilidad Social en cada uno de sus países.

En este diálogo, Claudia González, socia fundadora y Marcela Luna, Directora de Normatividad de Forbairt, anuncian las primeras acciones planificadas para este 2021 que pondrán en marcha esa nueva relación.

Además, con casi dos décadas de experiencia en la materia, las ejecutivas se detienen a analizar la Responsabilidad Social desde la óptica mexicana y explican de qué manera acompañan a sus clientes en todo lo necesario para mejorar la productividad y la competitividad de su negocio con enfoque sustentable. En ese camino, además ofrecerles capacitaciones y de asesorarlos para el cumplimiento de algunas normas ISO, los acompañan en un proceso mas relevante y prestigioso para el mundo de la RSE en ese país: la obtención del Distintivo ESR, otorgado por el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI). 

Uno de los objetivos que se propone Forbairt consiste en ayudar a las empresas a dar los primeros pasos en Responsabilidad Social. ¿Con qué panorama se encontraron? 

Claudia González (CG): Con mucho desconocimiento o confusión sobre qué es la Responsabilidad Social. Siempre que se hablaba del Distintivo ESR decían «Somos socialmente responsables porque damos donativos». Cuando ya comenzábamos a revisar el autodiagnóstico junto con los clientes y veían que son cuatro los ámbitos los de la RS: calidad de vida en la empresa, ética, vinculación con la comunidad y preservación de medio ambiente, se daban cuenta de que no eran tan socialmente responsables como creían.

Allí entonces, nuestro trabajo consiste en sensibilizar y ofrecer capacitación. Tenemos cursos dirigidos hacia la alta dirección y otros a quienes componen la parte operativa, para que entiendan qué les corresponde hacer en el marco de esta temática.

Otro tema con el que nos topábamos, es que a veces gestionaban el distintivo por tener una linda estatuilla en su oficina. No entendían que, finalmente, la RS es un modelo de gestión. Cambiar eso, fue uno de nuestros principales retos.

Marcela Luna (ML): Mas allá de ayudarles en ese proceso, buscamos que la sensibilización que les ofrecíamos quede como parte integral de las empresas. Ayudamos a que vean la RS -no como un plus para obtener un distintivo- sino como un plus para el día a día.

Uno de los servicios que ofrece Forbairt es acompañar a las empresas para que puedan obtener el Distintivo ESR del CEMEFI. ¿Como es ese proceso y qué beneficios les otorga?

CG: El distintivo es un reconocimiento que otorga el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI), una asociación civil que ya tiene un largo recorrido en impulsar la vinculación empresarial con organizaciones de la sociedad civil. Hace 20 años creó este distintivo para dar a conocer a las empresas qué es la RS y que ellas pudieran implementarla en su gestión.

Existe un proceso para compañías grandes y otro para pymes. Ambas deben contestar un autodiagnóstico, dividido en diversos ámbitos y elaborado en base a internacionales como la ISO 26000, el Pacto Mundial, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y otras normativas locales. Además, cuentan con otras categorías como el Distintivo de Empresa Familiarmente Responsable que se otorga la Secretaría de Trabajo y Previsión Social y el Distintivo Incluyente que hace referencia a las personas con discapacidad. La información proporcionada durante el proceso de autodiagnóstico, debe estar respaldada con su respectiva evidencia para que luego, un comité evalúe y defina la entrega del distintivo. Aquellas que lo obtienen, lo tienen que renovar cada año, para que -de este modo- se convierta en un proceso de mejora continua.

Siempre remarcamos que obtener el distintivo no es sinónimo de perfección, sino un compromiso voluntario por entender donde se encuentran parados respecto de la RS y de allí empezar a implementar acciones. No es el final del camino, es un acompañamiento.

Ustedes mismos transitaron ese proceso y obtuvieron el Distintivo. ¿Cómo lo vivieron desde el otro lado del mostrador?

CG: Tenemos que ser congruentes con lo que hacemos y decimos, por eso entramos al ruedo. Somos una micro empresa y eso es un reto ya que las pymes aquí en México, tendemos a ser superativas, no tenemos áreas específicas por temáticas y solemos estar limitadas en cuestión de personal.

Al participar del proceso del distintivo tuvimos formalizar nuestros servicios, la estructura de gobierno corporativo, ajustarnos a la normatividad, entre otros, para dejar bases sólidas para el momento que sea necesario.

A partir de ahí también empezamos a apoyar a la sociedad civil alineando esas acciones a nuestro negocio. Actualmente acompañamos a una organización que se llama Ministerio Vive, que trabaja en el desarrollo comunitario. Les ofrecemos donativos eventuales y durante todo el año reciben becas educativas para que niños y niñas de estas comunidades tengan la oportunidad de concluir su año escolar sin contratiempos económicos.

Como consultoras, están en constante contacto con muchas organizaciones. ¿Consideran que hay una manera de hacer Responsabilidad Social «A la mexicana»? 

CG: La punta de lanza aquí fue el Distintivo ESR y eso abrió las puertas para que las empresas se preguntaran qué es eso de la RS. En un principio, empezó como una moda. Las grandes empresas, como CEMEX, fueron las primeras en sumarse y luego las demás -sin entender mucho todavía- también lo hicieron, pensando «si las grandes lo están haciendo, debe ser bueno». Así, en el camino comenzaron a comprender el alcance de la RS y todo los que le puede ayudar.

Hoy en día las organizaciones que tienen muchos años con el Distintivo están comenzando a permearlo en su cadena de valor. A muchos de sus proveedores les exigen participar de esta iniciativa del CEMEFI como requisito para formalizar el vínculo con ellos.

Según lo que observan en sus clientes ¿Cuales son las temáticas o problemáticas sobre las que más se está trabajando desde la RS?

CG: Definitivamente, puertas afuera de las organizaciones, la educación es lo que se ha trabajado mucho junto con el fin de la pobreza y el hambre cero. Hacia el interior, creo que a raíz de las demandas sociales, no sólo en nuestro país, actualmente también les interesa incorporar la perspectiva de género.

Y a esa temática, ¿De qué manera la están abordando en México?

ML: Tiene poco tiempo la equidad de género, lo que he vivido en las empresas es que se ha visto un poco más la perspectiva de género dentro de las organizaciones. Realmente está fresco este tema aquí, pero creo que se va avanzando. Hay más programas a nivel institucional y las entidades se adhieren a programas del Gobierno Federal y se les da cumplimiento, porque se entiende la responsabilidad que eso conlleva.

CL:  En el año 2003 teníamos el modelo de equidad de género del Instituto Nacional de las Mujeres y la Secretaría de Trabajo y en este marco, creo que se vivieron avances similares a lo que sucedió con la RS en general. Antes era simplemente asegurarse que la plantilla tenga 50% mujeres y 50 hombres, pero ahora ya se entiende que es mucho más que eso. Se trata de crear todo el ambiente idóneo para que se alcance la equidad. Pero por ahora, es un tema que sigue en pañales.

A su criterio, ¿Cuáles son los factores que podrían hacer avanzar la RS en México? y ¿Hacia donde creen que debería ir? 

CG: El reto está en trabajar equipo entre todos los sectores, universidades, organizaciones en general y gobierno. Aunque aquí hay organizaciones civiles y foros que promueven la RS, creo que falta hacerlo de manera conjunta para que llegue a más empresas.

Otra traba que observamos es que las mismas empresas no quieren dar a conocer lo que están llevando adelante en esta materia. Nosotros insistimos en que tienen que comunicarlo, que no se trata de presumir sino de transparencia, contagiar voluntades y multiplicar el impacto.

Para acompañar este proceso es que decidimos iniciar nuestro programa de radio «Sentido Responsable» que se emite todos los sábados a las 8 am por Promo Estereo y LyL Digital. Desde ese espacio, conversamos con los protagonistas de la RSE, generamos debates sobre las temáticas que los preocupan y por sobre todas las cosas, compartimos sus experiencias que -creemos- es un capital muy valioso.

Recientemente acordaron una alianza con la Fundación Observatorio de Responsabilidad Social y Fonres de Argentina. ¿Qué expectativas tienen al respecto? 

CG: Nuestro principal objetivo es trabajar de manera conjunta para poder desarrollar programas, compartir todas estas buenas prácticas que tienen en Argentina y las que tenemos aquí en México. En consecuencia, desarrollar programas que nos ayuden a seguir fomentando la RS en estos dos países. Hasta el momento, lo que me ha dejado esta vinculación es entender que la RS se vive de diferentes maneras y los países así lo transitan también.

Además, tenemos planificado brindar nuevas capacitaciones y más profesionales sentadas sobre bases mas fortalecidas como lo que ofrecen en el instituto de capacitación online creado por Fors, llamado Edufors. Finalmente nos entusiasma comenzar a integrar a todos los sectores de la sociedad para que la RS se permee en nuestro país y la podamos entender hasta como sociedad.

ML: Esta alianza nos va a dar más conocimiento, pero también nos va a permitir a nosotros como consultora tener más herramientas, un universo más amplio de lo que es la RS aquí en Latinoamérica y poder trabajar con las empresas acciones que realmente tengan un resultado visible de cara a la sociedad y a los sectores en los que operan. Estoy súper emocionada con la colaboración, creo que todos aprenderemos mucho en el camino.

NACE UNA ALIANZA

Incorporar la Perspectiva de Género en el marco de la Responsabilidad Social, será la primera acción conjunta entre Forbairt y Fors.

A pocos días antes de finalizar el 2020, dos organizaciones a miles de kilómetros de distancia entre sí, decidieron apostar al 2021 y comenzar el año con expectativas positivas y mucho trabajo por delante. Se trata de Forbairt, firma mexicana de consultoría, asesoría y capacitación en materia de Desarrollo Humano y Responsabilidad Social y de Fonres conjuntamente con la Fundación Observatorio de Responsabilidad Social de Argentina. Ambas entidades ofrecen formación y capacitación en diversas especialidades afines a la RS, y por ese motivo decidieron aunar criterios y potenciarse mutuamente a través de cursos y otras instancias de formación que ofrecerán de manera virtual en sus respectivos países.

Haciendo eco de una de las principales demandas a nivel institucional, el puntapié se dará a través de los cursos en «Perspectiva de género» que conforman algunos de los programas de Edufors y desde donde se buscará transmitir las nociones y definiciones básicas sobre la igualdad/desigualdad de género, indagar la agenda en la actualidad y el marco teórico específico para comprender la raíz de estos problemas en Latinoamérica en general y en México y Argentina en particular. El objetivo de esta instancia es ofrecer herramientas a distintos actores que permitan pensar y llevar adelante acciones socialmente responsables con perspectiva de género.

Siguiendo las tendencias actuales, lanzarán una dinámica participativa, con el fin de sensibilizar y generar interés de los participantes, bajo un cronograma que incluye: una Webinar gratuita de convocatoria abierta para lanzar la temática y donde especialistas presentarán los conceptos más relevantes que hacen a la esfera de la igualdad de género en sus distintos entornos y que permiten comprender la relevancia que tiene su incorporación en el marco de la Responsabilidad Social.

Luego, para quienes participen de la webinar, estará disponible de manera gratuita en la plataforma educativa de Edufors, el Curso Autogestionado: «Introducción a la igualdad de género en la responsabilidad social». Allí se abordarán contenidos provenientes de la teoría de género y se profundizará en el marco teórico internacional y un acercamiento a las principales herramientas que permiten el diseño y ejecución de acciones de RS, que redundan en la no discriminación, la inclusión y respeto de los Derechos Humanos: las estadísticas y los indicadores. Una vez que la sensibilización y formación inicial está culminada, se complementa con el «Curso en Perspectiva de género en la Responsabilidad Social«, compuesto de cuatro módulos con acompañamiento docente.

 

Top