Main Menu

Desde los barrios para los barrios

cooperativa la compañera
Read Carefully
Por: Carlos Suarez presidente de LA Cooperativa “La Compañera ltda” y delegado provincial grupo de presos sociales y trabajadores autogestionados.

La experiencia de la Cooperativa de trabajo “La Compañera ltda”, que en la provincia de Salta funciona como una herramienta para combatir la especulación y la inflación. 

La Cooperativa de trabajo “La Compañera ltda” fue fundada en los inicios de la irrupción de la pandemia en 2020. La idea surgió luego de observar que había un grupo de vecinos que ya venían produciendo de manera individual y que si se asociaban entre si, lograrían mejorar la oferta de productos. Coincidieron en que, si juntaban las máquinas y los conocimientos que tenía cada uno, iban a poder pensar en producir en cantidad y además lograr tener un producto final mejor elaborado.

La Compañera ltda esta conformada por seis socios y socias, el presidente, fundador y maestro panadero. El fue quien amalgamó el grupo y es quien pone la mística. La secretaria, Silvia, es pastelera y es además la encargada de empaquetamiento. También lo integra el síndico titular quien es el encargado de los repartos. El síndico suplente es el más joven de la organización. También está Carlos, aprendiz de empaquetamiento y es el socio más nuevo. Y por último, Bárbara, encargada de ventas, sobadora, insumos. 

“Empezamos como fábrica de tapas de empanadas y de pascualinas, y actualmente estamos trabajando para tener también recetas propias de pastas frescas y caseras.”

“Creemos que la cooperativa es una gran herramienta y en nuestro caso, cumple varias funciones importantes para nuestra comunidad, desde la economía social y solidaria.”

Una economía inyectada por productos locales, segmentada e impulsada por una producción cercana no sólo brinda precios accesibles y trabajo genuino, sino que además genera alimentos frescos, saludables y de adquisición inmediata.

Por un lado es un potencial generador de industria nacional y de puestos de trabajo genuinos y locales. Además, dada su organización laboral, es una entidad que surge desde las bases, por ello fabricar alimentos “desde los barrios para los barrios” se traduce en un factor fundamental a la hora de la formación de los precios de los alimentos que llegan a los consumidores locales. 

Los precios que, nosotros como cooperativa, manejamos no están regulados por el mercado lo cual implica una flexibilidad enorme para la gente de los barrios porque podemos además regular nuestros propios costos de producción. Otro beneficio que trae aparejado el hecho de ser una cooperativa, es la cuestión impositiva, ya que al estar exentos de algunos impuestos eso influye de manera directa en el precio. 

Como cooperativistas claramente tenemos ciertos desafíos que afrontar, sobre todo para aquellos que intentamos resurgir como industria nacional desde las bases. Los mismos apuntan en mejorar la calidad estructural, la seguridad e higiene y los estándares establecidos por las legislaciones vigentes. Para ello, es necesario el apoyo del Estado para con las cooperativas, algo que todavía tenemos como materia pendiente y que venimos reclamando y exigiendo al Gobierno Nacional. 

Estamos convencidos que una economía inyectada por productos locales, segmentada e impulsada por una producción cercana no sólo brinda precios accesibles y trabajo genuino, sino que además genera alimentos frescos, saludables y de adquisición inmediata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top