Main Menu

Conservar la identidad

incupo
Read Carefully

Desde el Gran Chaco, en el norte argentino, la organización civil Incupo trabaja desde hace 40 años en la construcción de una vida digna en un ambiente saludable, con agricultores familiares y pueblos indígenas de la zona.

Ecociudadania, Justicia climática, Derecho Indígena son todas palabras que denotan un profundo interés y respeto por las culturas que habitan nuestro país y que -muchas veces- son invisibilizadas. Esos conceptos, son los ejes de trabajo de Incupo, Instituto de Cultura Popular, una organización de la sociedad civil que trabaja en la construcción de una vida digna en un ambiente saludable, con agricultores familiares y pueblos indígenas en las cinco provincias del Gran Chaco argentino: Chaco, Corrientes, Santiago del Estero, Formosa y norte de Santa Fe.

Así, esta entidad que nació en la década del 1970 para apoyar los sectores rurales del norte argentino que en esa época no contaban con un ningún tipo de acompañamiento, hoy interactúa con 24 organizaciones campesinas, que comprenden 2.322 familias; y siete organizaciones indígenas, integradas por 1.500 familias aproximadamente.

Educación para Ecociudadanía

Propuestas educativas adaptadas a la vida de las comunidades campesinas e indígenas.

En sus inicios el foco de acción de Incupo estaba puesto en la educación de los pobladores y hacía hincapié en la alfabetización. Sin embargo, tal como relata Ernesto Stahringer, miembro de la Comisión Directiva e integrante de la organización desde 1993, eso debió cambiar para responder a otras demandas más urgentes que encontraron en el territorio. 

“Cuando se evaluaron los resultados de los programas educativos, los promotores a cargo que compartían día a día los campesinos, indígenas, concluyen que la alfabetización no es el problema” explica Stahringer y agrega: “se establecieron otras formas de diagnostico y aparecieron problemáticas muy vinculadas a la marginalidad desde su integralidad. Por eso, inmediatamente se pasa a charlar sobre las cuestiones de Derechos”. 

Junto con este nuevo enfoque que daba voz a los pobladores locales y se hacía eco de sus necesidades, surgió el lema que hasta el día de hoy guía sus acciones y atraviesa a la organización: “Juntos Podemos”. 

Abastecimiento de alimentos

Experiencias de producción agroecológica, con mejoras tecnológicas y de gestión, para garantizar alimentos sanos para todos.

El derecho Madre

El contexto de marginación e invisibilización de las culturas ancestrales que viven en el norte argentino, no es algo nuevo. Se trata de una larga cadena de sucesos que datan desde la guerra contra el indígena, durante la Conquista del Desierto pero que luego, con la vuelta de la Democracia en 1983, se comenzó a revertir a partir de un fuerte trabajo para la reivindicación y el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios. 

En este escenario, “el Derecho Madre es la recuperación del territorio” explica Stahringer. Si bien a lo largo de los años se han realizado entrega de tierras, ese es solo el inicio, remarca el directivo. “La reconstrucción de los modos de vida indígenas, que sean reconocidos y que no sean avasallados es una tarea muy compleja, porque hay un salto de cien años donde nadie reflexionó -por ejemplo- acerca de la implementación un sistema educativo o de salud que contemplen esas culturas” dice Stahringer. Cómo llevar esas acciones adelante no está del todo claro, ya que se cruzan en el camino dos cuestiones: “una conceptual, ya que no se sabe exactamente cómo materializarlo, pero hay certeza de que deben participar los indígenas y la otra cuestión es que la estructura sigue siendo de marginación hacia ellos” concluye. 

Además de la defensa de los Derechos Indígenas, desde Incupo se ocupan además de otros grandes ejes. El primero de ellos es la “Educación para Ecociudadanía”, a través del cual ofrecen propuestas educativas adaptadas a la vida de las comunidades campesinas e indígenas. “Trabajamos con campesinos, indígenas y agricultores familiares, por eso planteamos que debe haber una participación muy fuerte de esas comunidades locales en cada proyecto. La gran tarea en el marco educativo es incluir en las curriculas esa cosmovisión particular de cada cultura. 

Justicia climática

Frenar la deforestación en el Gran Chaco con alternativas sustentables que protejan el bosque nativo y propuestas productivas que  garanticen el cuidado del ambiente.

Por otro lado, se centran en el abastecimiento de alimentos. Promueven experiencias de producción agroecológica, con mejoras tecnológicas y de gestión, para garantizar alimentos sanos para todos. 

Resalta por su actualidad y relevancia, el eje de “Justicia Climática”, a través del cual buscan frenar la deforestación en el Gran Chaco con alternativas sustentables que protejan el bosque nativo y además promueven propuestas productivas que garanticen el cuidado del ambiente. 

 

Nace un nuevo vínculo

Si bien Incupo es una entidad con cuatro décadas de historia, en la actualidad están incursionando en el vinculo con un actor social, con quien hasta el momento permanecía distanciado: las empresas. 

Las expectativas sobre esta nueva relación son positivas, pero aun inciertas ya que recién están dando los primeros pasos. En palabras de Stahringer: “Nuestras expectativas son hacer el camino”. 

La necesidad de comenzar el dialogo e implementar iniciativas conjuntas con el sector privado es algo que -al igual que las demás organizaciones del tercer sector- Incupo necesita para poder conseguir financiamiento para sus proyectos, pero también para iniciar una ruta de beneficio mutuo. “Yo espero que aprendamos en términos de una construcción social donde podamos llegar al fondo de la cuestión, sin dejar de ser quienes somos. Tenemos una intención de conversar sobre políticas de cooperación, en términos de territorio y ver qué tipos de frutos da” concluye Stahringer. 

Derecho Indígena

Reconocimiento pleno de los derechos indígenas de la región chaqueña

A la hora de mirar al futuro, otra dimensión se suma al vinculo con el sector empresarial y se sustenta en la trayectoria con la que cuenta Incupo. “Tenemos el desafío de mantener un rol que pensamos que por nuestra dimensión histórica y actual podemos cumplir: opinar en ámbitos de políticas públicas y de políticas de cooperación desde la experiencia en terreno. Somos una organización que saca aprendizajes de procesos de construcción territorial, podemos opinar distinto a los académicos o los grupos activistas, por eso podemos aportar algo particular. Pretendemos tener voz allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top