Main Menu

Sesgos inconscientes

sesgos
Read Carefully

Los sesgos cognitivos son inconscientes e impactan en las relaciones entre las personas, el tipo de decisiones que se toman sobre los demás y especialmente en la capacidad para crear entornos de trabajo diversos. 

Si bien se producen de manera inconsciente, son altamente nocivos para las organizaciones. Se trata de los «sesgos» que afectan las relaciones y formas de trabajar, así como la capacidad de los responsables en las organizaciones para tomar decisiones más objetivas sobre las personas y que además repercuten sobre la diversidad en los planteles de empleados. 

Los sesgos se definen como un «atajo mental» que manifiesta una preferencia personal a favor o en contra de una cosa, persona o grupo en relación a otro. 

A diferencia de los estereotipos, que son generalizaciones conscientes sobre determinados grupos, los sesgos cognitivos son inconscientes y pasan desapercibidos. Si bien se trata de un mecanismo propio del ser humano, si no se identifica a tiempo y se gestiona puede causar efectos negativos dentro de una empresa. 

¿Dónde impactan? En las relaciones entre personas, el tipo de decisiones que se toman y especialmente en la capacidad para crear entornos de trabajo diversos. 

En este Mitos y Verdades, los sesgos que más influyen puertas adentro de las organizaciones:

Sesgo de confirmación 

Se trata de la tendencia a buscar evidencias que sustenten nuestras propias opiniones, ignorando la información que no nos interesa y centrándonos en lo que encaja con nuestro punto de vista. Se lo conoce también como la «Profecía autocumplida» ya que la información confirma una idea preconcebida. Si existe evidencia que la contradice, la ignoramos. ¿Cuáles son los riesgos que implica? En primer lugar, se da una falta de criterio, es decir: la persona dejar de ser objetiva por el hecho de centrarse solamente en aquellos datos que le interesan. Esto impacta en la toma de decisiones ya que predispone a tener una visión polarizada y sesgada de los problemas, así como de las posibles soluciones. Por otro lado, la persona puede «caer» en el grave peligro de aceptar hechos sin importar su veracidad, solo porque encajan en sus propias creencias. Vinculado a ello, se puede observar un exceso de confianza, porque el empleado tiende a creer que siempre está en lo cierto, rechazando el resto de puntos de vistas de los compañeros. De allí que todo esto se traduce en obstáculos comunicativos -o más aun- actúa en detrimento de la diversidad en los equipos, ya que las personas comienzan a rodearse de aquellas con ideales y creencias similares, sin darse la oportunidad de conocer a otros compañeros. 

Sesgo de grupo o afinidad

Se lo conoce como sesgo de similitud. Con la intención inconsciente de evitar discordias, quienes están en una posición de desventaja callan su voz a favor de las más poderosas. Otra forma que adquiere este sesgo en la práctica es cuando se tiende a favorecer a quienes forman parte del mismo grupo, es decir «que son como nosotros» en cuanto a procedencia étnica, cultural, profesional o educativa, entre otras.  Esto puede condicionar principalmente a los responsables de Recursos Humanos a la hora de elegir personal para un determinado puesto. ¿Cómo evitarlo? En este caso, por ejemplo, se podría conformar un panel de entrevistas de personas con diferentes perspectivas e intereses para ayudar a reducir el sesgo de afinidad de un individuo. 

Efecto Halo y efecto diablo

Estos están relacionados con los sesgos de afinidad y de confirmación y ocurren cuando la persona se centra exclusivamente en una cualidad especialmente positiva (efecto halo) o negativa (efecto diablo) de una persona. Esta cualidad se convierte prácticamente en la única referencia desde la que la percibimos. Su impacto es negativo en tanto distorsiona las demás facetas de la persona emitiendo juicios de valor e incluso discriminatorios con base en sólo una cualidad y no valorando otras dimensiones, competencias y capacidades.

En consecuencia, el efecto halo tiende a generar altas expectativas y predisposición al éxito mientras que a raíz del efecto diablo se espera el fracaso y las expectativas disminuyen. 

Meta sesgo: sencillo pero nocivo: la creencia de no tener sesgos, pero efectivamente tenerlos.

Top