Main Menu

María Ressa, Símbolo de la libertad de prensa.

maria ressa
Read Carefully

María Ressa no sólo es un ejemplo de cómo hacer buen periodismo, sino también de convicciones firmes y coraje. Esas fueron las principales cualidades que llevaron a esta mujer filipina de 59 años a ser galardonada en 2021 con el Premio Nobel de la Paz, junto a su colega ruso Dmitry Muratov. 

Nacida en la capital del país, Manila, a los 10 años migró junto a su familia a los Estados Unidos y tras completar sus estudios, obtuvo una beca para cursar un máster de periodismo en la Universidad de Filipinas, hecho que la llevó nuevamente a estar cerca de sus raíces. 

Trabajó incansablemente para exponer los abusos de poder, la corrupción del gobierno y una campaña de violencia en su país, Filipinas.

Instalada de vuelta en su país profundizó su interés por el periodismo de investigación, trabajó para la CNN durante dos décadas y en 2012 -junto a otros periodistas filipinos,- fundó el sitio web informativo Rappler, que desde su puesta en marcha se ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país.

Sin embargo, su nombre empezó a cobrar notoriedad pública -y especialmente para el gobierno filipino- cuando Ressa comenzó a publicar numerosos reportajes que denunciaban aspectos controvertidos de la gestión del presidente Rodrigo Duarte entre ellos, los referidos a las ejecuciones extrajudiciales cometidas en la “Guerra contra el narcotráfico”. 

“Su inquebrantable lucha por la libertad de expresión es un ejemplo para muchos periodistas de todo el mundo».

La situación para Ressa se tornó cada vez más tensa y peligrosa, incluso para su integridad física. Se trataba de un ataque directo a la libertad de prensa y los mecanismos para silenciar a periodistas eran variados. En enero de 2018, el gobierno filipino -a través de la Comisión de Valores y Cambio- intentó revocarle la licencia de medio de comunicación bajo la acusación de tener accionariado extranjero, algo prohibido en ese país. A finales de 2018, el Departamento de Justicia le abrió una investigación por presunta evasión de impuestos, lo cual podría acarrear una condena de hasta 10 años de cárcel, si bien la denuncia no especificaba la cantidad defraudada. Frente a los ataques, la periodista aseguró que todo era parte de una campaña de acoso contra la prensa independiente. 

Desde entonces recibió más de diez órdenes de arresto por informaciones críticas contra el Gobierno y fue condenada en 2020 por difamación, en una sentencia que ha sido recurrida. “El objetivo final de todos estos actos no es solo golpear al objetivo y silenciarlo, sino también crear un efecto arrastre para hacer creer a todos una narrativa que, en mi caso, era ‘un periodista es igual a un criminal” declaró en su momento la periodista. 

En 2021 recibió el Premio Nobel de la Paz.

Un premio a la libertad de prensa. 

“La concesión del Premio Nobel de la Paz a Maria Ressa y Dmitry Muratov es una victoria no sólo para el periodismo crítico independiente en Filipinas y Rusia, sino para lucha por la justicia, la rendición de cuentas y la libertad de expresión en todo el mundo” manifestó la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnès Callamard. 

Al darle el reconocimiento a la periodista filipina, desde el Comité que entrega los Premios Nobel expresaron: «Maria Ressa utiliza la libertad de expresión para exponer el abuso de poder, el uso de la violencia y el creciente autoritarismo en su país natal, Filipinas. (…) Rappler ha centrado la atención crítica en la controvertida y asesina campaña antidrogas del régimen de Duterte. El número de muertes es tan alto que la campaña se asemeja a una guerra librada contra la propia población del país”. 

Sin dudas Ressa ya es un modelo a seguir por los jóvenes periodistas que ponderan la justicia por sobre el peligro que muchas veces conlleva informar con la verdad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Top