Main Menu

Una cumbre medioambiental 50 años después de la primera

estocolmo
Read Carefully

Cada vez queda menos tiempo para asegurar un planeta sostenible para las próximas generaciones. Esta cumbre medioambiental es otra instancia internacional para hacer frente a la triple crisis planetaria de la Tierra: el clima, la naturaleza y la contaminación.

La capital sueca fue la ciudad anfitriona de la reunión medioambiental Estocolmo+50. Bajo el lema “Estocolmo+50: un planeta sano para la prosperidad de todos, nuestra responsabilidad, nuestra oportunidad”, esta cumbre conmemora la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano de 1972 y celebra los 50 años de acción medioambiental mundial. Al reconocer la importancia del multilateralismo para hacer frente a la triple crisis planetaria de la Tierra —el clima, la naturaleza y la contaminación—, el evento pretende servir de trampolín para acelerar la aplicación del Década de Acción de las Naciones Unidas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Durante la inauguración del evento, llevado a cabo el 2 y 3 de junio, António Guterres, Secretario General de la ONU destacó que los ecosistemas de la Tierra no pueden seguir el ritmo de nuestras demandas y que actualmente estamos consumiendo a un ritmo de 1,7 planetas al año.

Guterres destacó además, que si el consumo global estuviera al mismo nivel que el de los países más ricos del mundo necesitaríamos más de tres planetas Tierra para vivir y añadió que nos enfrentamos a una triple crisis mundial.

“Una emergencia climática que está matando y desplazando a más personas cada año. Una degradación de los ecosistemas que está aumentando la pérdida de biodiversidad y comprometiendo el bienestar de más de 3000 millones de personas. Y una marea creciente de contaminación y residuos que está costando unos nueve millones de vidas al año”, alertó.

Guterres resaltó que contamos con las herramientas para voltear esta situación, pero denunció una falta de liderazgo y cooperación por lo que llamó a los líderes de todos los sectores a liderar la salida de “este caos”.

Triple crisis planetaria

“Sacadnos de este lío”, instó a los delegados de la cumbre sueca convocada por la Asamblea General de la ONU, en un llamamiento a la acción contra una “triple crisis planetaria” provocada por la emergencia climática, “que está matando y desplazando a más personas cada año”, la pérdida de biodiversidad, que amenaza a “más de tres mil millones de personas”, y la contaminación y los residuos, “que se están cobrando unos nueve millones de vidas al año”.

Todas las naciones deben hacer más para proteger el derecho humano básico a un medio ambiente limpio y saludable para todos, insistió Guterres, centrándose en particular en “las comunidades pobres, las mujeres y las niñas, los pueblos indígenas y las generaciones venideras”.

El PIB no es una forma de medir la riqueza

Parte de la solución pasa por prescindir del Producto Interior Bruto (PIB) como indicador del peso económico de los países, continuó el Secretario General, describiéndolo como un sistema de contabilidad “que premia la contaminación y el despilfarro”. Y añadió: “No olvidemos que, cuando destruimos un bosque, estamos creando PIB. Cuando pescamos en exceso, estamos creando PIB. El PIB no es una forma de medir la riqueza en la situación actual del mundo”.

Tras pedir a todas las naciones que se comprometan aún más en la aplicación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y en el seguimiento del Acuerdo de París de 2015 para hacer frente a estas amenazas, Guterres insistió también en la necesidad de redoblar los esfuerzos para reducir a cero las emisiones en 2050.

Calentamiento atmosférico

“El aire caliente nos está matando”, dijo, repitiendo su llamamiento a todos los países para que abandonen las subvenciones a los combustibles fósiles e inviertan en energías renovables, mientras que las naciones desarrolladas deberían “al menos duplicar” su apoyo a los países más pobres para que puedan adaptarse a un número creciente de efectos devastadores del clima.

Destacando que las naciones ya han cooperado para proteger el planeta en muchos frentes, Guterres señaló que se espera que se den los últimos toques a un nuevo marco global de biodiversidad para revertir la pérdida de naturaleza para 2030.

Asimismo, se está trabajando en el establecimiento de un tratado para hacer frente a la contaminación por plásticos, destacó el número uno de la ONU, y se espera que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos de 2022, que se celebrará en Lisboa, impulse los esfuerzos para salvar nuestros mares.

“Si hacemos estas cosas podemos evitar la catástrofe climática, poner fin a una creciente crisis humanitaria y de desigualdad y promover un desarrollo inclusivo y sostenible”, y señaló que “cada gobierno, empresa y persona tiene un papel que desempeñar”.

Top