Main Menu

Innovación disruptiva

mercado
Read Carefully

3 ideas clave para entender este concepto que apunta a revolucionar los mercados. 

Empresas como Netflix, Apple, Amazon, tienen algo en común. En su momento, todas ellas generaron una revolución en el mercado donde se insertaron, pero hay algo más. En los tres casos, sus fundadores expresaron que de alguna u otra manera se vieron influenciados -e inspirados- por el concepto acuñado por Clayton Christensen: la innovación disruptiva. 

¿De qué se trata? Según su creador, las innovaciones disruptivas se dan cuando un concepto, producto o servicio irrumpe un mercado existente o crea un segmento de mercado completamente nuevo. Christensen, difundió por primera vez esta idea en la revista para directivos empresariales Harvard Business Review en 1995, aunque el concepto y la teoría sobre ella se hicieron públicos en 1997 cuando publicó el libro “El dilema del innovador: cuando las nuevas tecnologías hacen caer a una empresa”.

Sin embargo y aunque parezca simple, a veces este tipo de innovaciones no son fáciles de identificar. En este Mitos y Verdades, presentamos tres ideas clave que ayudan a comprender mejor este concepto que ha calado hondo en la mente de los emprendedores más destacados de nuestros tiempos. 

Ejemplos de innovación disruptiva:

  • Computadora personal y portátil. (Apple) 
  • Ordenador personal (Walkman de Sony). 
  • Impresión 3D
  • Blockchain 
  • Inteligencia Artificial

El producto o servicio causa una ruptura en el mercado. 

La innovación disruptiva se produce con productos o servicios nuevos que no tienen casi representación en el mercado y su crecimiento termina por transformar el sector. Inicialmente apuntan a nichos de mercado de escasa relevancia por su tamaño o representación económica, pero la innovación acaba desplazando la competencia. 

Al lanzar algo nuevo, más barato y eficiente, determinada marca genera una especie de revolución, conquistando una parte del mercado y superando la competencia a través de la innovación.

Desde el punto de vista de los empresarios más consolidados en el mercado, la irrupción de nuevos productos o servicios que cumplen la misma función que la de sus productos o servicios, puede convertirse en una amenaza. Por ello, necesitan estar siempre alertas para identificar los cambios que están ocurriendo y que afectarán a sus compañías. Deben distinguir, entre las tecnologías emergentes, a las auténticamente transformadoras y que constituyen algo más que una moda. 

Convierte “no consumidores” en “consumidores”.

En su libro, Christensen asegura: “Las tecnologías disruptivas traen al mercado una propuesta de valor muy diferente a lo que había estado disponible previamente. Generalmente, al principio tienen un rendimiento peor al de los productos establecidos en mercados ‘mainstream’, pero tienen otras características que unos pocos consumidores valoran. Los productos basados en tecnologías disruptivas son normalmente más baratos, más sencillos, más pequeños y más convenientes de usar”. Por eso, agrega, a la larga se acaban imponiendo. 

La mejor manera de entenderlo es a través de un ejemplo concreto: el caso de Netflix. Cuando esta empresa surgió en 1997 proponía enviar miles de películas por correspondencia, en un período de tres días. Esto hizo que fuera utilizada solo por un pequeño grupo de cinéfilos, poco interesados en los estrenos. Allí se materializó la base del éxito de esta plataforma ya que en principio comenzó por satisfacer a un segmento pequeño del mercado, volviéndose cada día, y en sintonía con los avances tecnológicos, más atractiva y conquistando una buena porción del planeta como sus clientes. 

Empresas que nacieron como una innovación disruptiva:

  • Netflix
  • Spotify
  • Whatsapp

Se trata de un proceso evolutivo. 

La innovación disruptiva es evolutiva, tiene como enfoque mejorar la experiencia del cliente, generar un nuevo valor al producto o servicio ya existente y ser sostenible en el largo plazo. Donde se puede apreciar con mayor claridad esta característica es en el mundo de la tecnología. Las empresas de este sector son las que más esfuerzo destinan a la innovación y están en constante transformación.

Top