Main Menu

¿Conoces a Mariana Costa Checa?

Read Carefully

Potencia innovadora: como emprendedora, busca mejorar la participación femenina en el mundo de la tecnología.

Laboratoria es el nombre de la empresa que fundó hace apenas cuatro años y esta “obra” llevó a que la peruana Mariana Costa Checa sea considerada, según la BBC, como una de las 100 mujeres más influyentes del mundo y una de las nueva latinoamericanas en figurar dentro de este listado. Y, según el mítico MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) es una de las personas más innovadoras menores de 35 años. ¿El motivo? La compañía que creó acerca la tecnología a mujeres de escasos recursos mejorando su empleabilidad y su participación en el mercado de las TICS.

Costa Checa creció con privilegios, y estos privilegios le permitieron estudiar fuera de su país en prestigiosas universidades: una licenciatura en Relaciones Internacionales de la London School of Economics y un Máster en Administración Pública de la Universidad de Columbia, Nueva York. Pero después de tantos pergaminos y con la posibilidad de hacer carrera en cualquier ciudad del mundo, tuvo la determinación de volver a Perú pero con la idea de hacer algo significativo y de impacto positivo.

Entre las 100 mujeres más influyentes del mundo según la BBC

Entre las 9 latinoamericanas de este listado

Entre las personas más innovadores menores de 35 años

La inspiración llegó de la mano de la tecnología. Mientras hacía su master descubrió que los desarrolladores web, una profesión en auge, eran en su mayoría autodidactas. Y también se dio cuenta de que, en su país natal, la participación de las mujeres en esa área y en otros sectores tecnológicos, era casi nula. Así nació Laboratoria, organización que busca ser la principal fuente de talento tech femenino de América Latina para el mundo, transformando el futuro de miles de mujeres y de las empresas que las reciben. Ya cuentan con más de 800 egresadas, 200 compañías empleadoras, satisfacción de los clientes de 4.5 sobre 5 y 80 por ciento de colocación laboral para quienes son formadas en este marco. Costa Checa busca expandir su emprendimiento a otros países y ya lo ha logrado en Chile, México (DF y Guadalajara) y Brasil.

La ejecutiva ideó Laboratoria con un formato sencillo: identifican jóvenes mujeres con potencial. Luego usan una metodología ágil de enseñanza para formarlas como Desarrolladoras Web o Diseñadoras UX. En su bootcamp de 6 meses crean más de 40 productos web y despliegan habilidades técnicas y blandas necesarias para trabajar en equipos tecnológicos de alto rendimiento. El programa termina con un «Talent Fest», una hackathon donde las empresas vienen a reclutar, con retos reales que las estudiantes resuelven en 36 horas.

La iniciativa y el empuje de Costa Checa ha llamado la atención de personalidades como Mark Zuckerberg y el ex presidente norteamericano Barack Obama quienes han destacado el impacto positivo de esta joven mujer quien cree en el poder de la programación en códigos como manera de transformar el futuro de otras, mejorar su empleabilidad y cerrar diversas brechas tecnológicas, sociales y de género.

​Antes de fundar Laboatoria, realizó diversos trabajos sociales como voluntaria en Haití, cuando el terremoto azoló a este país, en Kenia, en programas de salud y en Guatemala, haciendo campañas de registro de nacimiento en aldeas indígenas.

Por otra parte, Laboratoria surgió primero como un programa piloto, donde se capacitó a 15 jóvenes en forma gratuita que no podían acceder a la educación superior. Pero no todo fue color de rosas, el comienzo fue difícil tanto para las chicas, a quienes les costaba aprender los códigos, y a Costa Checa, que incluso en algún momento llegó a dudar de si su proyecto podía ser sustentable. También se dio cuenta de que la formación técnica era sólo una parte de la capacitación. Había que poner el acento, además, en aspectos personales, en temas de autoestima y liderazgo.  En diversas entrevistas ha manifestado que es fundamental y urgente que se mejore la representación femenina en el mundo tecnológico. Principalmente por dos razones; porque la tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas y también lo estará en el futuro. Y es consumida de forma igual tanto por hombres y por mujeres. Pero son ellos las que la desarrollan. En segundo lugar, porque la economía avanza hacia la automatización y ya se sabe que muchos trabajos van a ser reemplazados por máquinas, principalmente en sectores dónde las mujeres están sobre presentadas. Según Costa Checa, si no se cierra la grieta de participación en high tech, el impacto social y económico será aún más negativo.

 

Top