Main Menu

Una necesaria reflexión sobre la pobreza.

Read Carefully

Por: Marina Muro, Directora Haciendo Lío.

A partir de los datos ofrecidos por UNICEF Argentina y el Observatorio contra la Pobreza de la Universidad Católica Argentina (UCA) de público conocimiento para toda la sociedad argentina y con tanta visibilidad en los medios más importantes de nuestro país por estos días. Me parece pertinente realizar  algunas reflexiones al respecto, apuntes sobre lo importante…

Desde hace tiempo en Haciendo Lío venimos alertando sobre la creciente desigualdad en la Argentina. Cuando se menciona que el 42% de los niños, niñas y jóvenes son pobres (Unicef, 2019) lo que se está diciendo es que 5,5 millones no tienen acceso a alimentación segura. Que 5,5 millones no tienen acceso a salud de calidad. Que 5,5 millones de niños, niñas y jóvenes no viven en hogares dignos con todos los servicios necesarios (llámese agua potable, calefacción, cloacas, gas natural, electricidad, etcétera). 

En este contexto, parece primordial entender que detrás de cada cifra hay muchísimas personas sufriendo o naturalizando la falta de derechos. Para la UCA (2018) el número de pobres en Argentina creció un 20%, es decir, se elevó de un 25% a un 31%. Se trata de 12 millones de personas que no tienen sus derechos básicos garantizados. Algo así como 240 estadios de fútbol llenos, como 6000 trenes en hora pico. 

Esto nos preocupa porque lo palpamos en la realidad de todas las personas vulnerables con las que trabajamos día a día:

Nos preocupa porque los comedores, reciben cada día más niños y porque asisten con sus padres que perdieron el empleo.

Nos preocupa porque nos encontramos con más personas en las Recorridas Solidarias que se quedaron sin trabajo y, por lo tanto, se quedaron sin hogar.

Nos preocupa porque muchas de las personas que asistimos en comedores y en Recorridas Solidarias, no finalizaron sus estudios y así nunca podrán acceder a trabajos formales. Más aún, nos preocupa porque los niños y niñas de los comedores tienen problemas de nutrición o no cuentan con los recursos necesarios para formarse y asistir a la escuela.

Reiteramos, esto nos preocupa y lo venimos diciendo hace tiempo: no se trata de casos aislados, se trata de grandes grupos de personas atravesando las mismas problemáticas. Nos preocupa porque no se trata de voluntades individuales sino de falta de oportunidades para un gran sector de la sociedad. Hay un amplio porcentaje en nuestra sociedad que no tiene acceso a los derechos humanos básicos: que no tiene acceso a un trabajo, ni alimentación ni educación ni salud segura.

Sabemos que transformar estas realidades no depende sólo de nosotros. Que se necesitan decisiones, políticas y recursos a los que una asociación civil no puede acceder ni resolver. Pero entendemos que algo tenemos que hacer, que tampoco podemos esperar, que desde nuestro pequeño lugar, no podemos quedarnos quietos

2019 es un tiempo de oportunidades. Los invitamos a acompañarnos en nuestras preocupaciones y a comprometerse en nuestros desafíos. Es importante que estemos todos juntos para transformar nuestro país. Si entre todos lo construimos, cada pequeña acción nuestra repercute en un montón de personas.

Aprovechemos el efecto dominó y luchemos por una Argentina con más oportunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top