Main Menu

Vine, vi y vencí

Read Carefully

Un grupo que lleva más de ocho años en la ciudad de Caleta Olivia, acompañando a personas diagnosticadas con cáncer y a sus familias. Las pelucas que ellos mismas crean, hacen la diferencia en la calidad de vida de los pacientes.

Todos los martes por la tarde el auditorio del Hospital Zonal de Caleta Olivia, en el norte de la provincia de Santa Cruz, abre sus puertas para recibir a personas que comparten un recorrido común: están luchando contra el cáncer. Los pacientes y sus familiares se acercan para compartir sus historias, miedos y además, energía y esperanza. Así se refleja en el nombre elegido para la agrupación, que hace referencia a la famosa locución latina utilizada por Julio Cesar, «Veni, vidi, vici» (Vine, vi y vencí) y que ellos la entienden como: «Vine al grupo, vi la gente que estaba allí, interactué con ellos y vencí la enfermedad».

Todo surgió hace más de 8 años por iniciativa de un grupo de profesionales de esa institución, movilizados por la cantidad de pacientes oncológicos que había en la ciudad. Así, liderados por la Psicóloga Yamile Brandan Cedan y la oncóloga Griselda Bosso, decidieron organizar un grupo de trabajo que pudiera darle una contención integral al paciente diagnosticado con cáncer y a sus familias, para afrontar el día a día las distintas etapas que transitan a lo largo de esta enfermedad.

El acompañamiento también se materializa en actuar como interlocutores con las diversas instituciones sociales que están involucradas en este proceso como así también en el asesoramiento en lo referido a los derechos de los pacientes afectados.

Entre ellos, se encuentra Emeteria Ruarte, hoy integrante de la organización, pero que inicialmente su sumó cuando ella misma estaba atravesando el tratamiento por un cáncer de mama.

«Transitar por el grupo me ayudó a transformar esa situación de dolor en un aprendizaje. La primera pregunta que a uno le surge cuando le dan el diagnóstico, es ¿por qué que a mi? El grupo me permitió cambiar eso, en: ¿por qué no a mi? y ¿para qué a mi?» relata Ruarte, al recordar el inicio de su proceso en el año 2011.

Pelucas que cambian vidas

Además de las reuniones en el hospital y charlas de sensibilización, el Grupo Venidici lleva adelante otro programa centrado en mejorar la calidad de vida de los pacientes. Una de los momentos más difíciles que se vive, es la pérdida del cabello consecuencia del tratamiento con quimioterapia y -sin duda- quienes se ven más afectadas son las mujeres. Conscientes de ello, el grupo comenzó a trabajar en la generación de un banco de pelucas para poder otorgarlas de manera gratuita y disminuir de este modo, el gran impacto visual que viene de la mano de la enfermedad. Sin embargo, al poco tiempo, una nota televisiva les hizo cambiar de rumbo. Conocieron la historia de Rita Fournier, una peluquera de la localidad de Nueve de Julio, provincia de Buenos Aires, que -abordando la misma temática- había decidido crear ella misma las pelucas. «La verdad es que nos entusiasmó tanto que pensamos cómo poder traerla a Caleta Olivia» relata Ruarte. En noviembre de 2018, con la ayuda de la clínica local Cruz del Sur y del municipio, lograron su objetivo y comenzaron así un camino conjunto con Rita y su esposo, que comenzó con una capacitación en el arte de hacer pelucas y un constante acompañamiento que continúa hasta el día de hoy.

Dado que el Grupo Venidici aun no cuenta con un espacio propio, para poder seguir llevando adelante esta actividad, recibieron el apoyo del Sindicato de Petroleros Jerárquicos, el cual les cede el tercer piso de sus instalaciones donde actualmente se recibe el cabello y se lleva adelante el taller de confección de pelucas. Sin embargo, para que cada una de las piezas llegue a la cabeza de la paciente en tiempo y forma, tuvieron que diseñar un circuito bien aceitado, que comienza en la consecución de la materia prima primordial. ¿Cómo funciona? En principio los donantes se pueden acercar al sindicato los días lunes y jueves de 15 a 19 horas y entregar mismo el mechón de pelo. Por otro lado, conformaron una red de peluqueras solidarias que se encargan de colectar el cabello de sus clientes y luego llevárselo a las referentes de la organización. Por útlimo, periódicamente organizan las denominadas «Maratones de corte de Mechón». Allí, en alianza con diversas empresas y otras organizaciones locales, instalan puestos en eventos u otras actividades, donde mujeres y hombres pueden pasar a que les corten el cabello.

Ruarte destaca un dato interesante que pone a las niñas como protagonistas de esta cadena solidaria. «Ellas son muy generosas y son las que generalmente todo el largo» menciona y luego hace una aclaración que muchos desconocen y tiene que ver con que cuando se hace una donación, el peluquero retira mechones entresacándolos de la parte de atrás o del medio, de manera tal que pasa totalmente desapercibido.

Octubre, un mes clave

Cada año, a nivel mundial, el mes de octubre se convierte en un momento para la sensibilización sobre el Cáncer de Mama. Así, unidos bajo este mismo objetivo, gobiernos, empresas y organizaciones de la sociedad civil contribuyen a aumentar la atención hacia la temática, promoviendo la detección precoz. Según informa la OMS, en todo el mundo, este tipo de cáncer es el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. «En los países de ingresos bajos y medios, su incidencia ha aumentado constantemente en los últimos años debido al aumento de la esperanza de vida y de la urbanización, así como a la adopción de modos de vida occidentales», agregan.

Sumándose a esta movida, Grupo Venidici, organizó en Caleta Olivia, lo que tradicionalmente se realiza en simultáneo en distintas ciudades del mundo, que consiste en la tradicional iluminación de un edificio público o emblema local. En este caso, se decidió teñir con una luz violeta el monumento al Obrero Petrolero, conocido popularmente como El Gorosito.

TODO SUMA

Todo suma. ¿Cómo colaborar?
La continuidad de la labor del Grupo Venidici, depende en gran medida de la solidaridad de los vecinos de la localidad. Por eso, están en constante movimiento para conseguir donaciones de cabellos y otros materiales que les permiten llevar adelante sus objetivos.

Para colaborar, contactarse a través de Facebook:

grupovenidici.pacientesoncologicos

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top