Main Menu

Bajo el mismo sol

Read Carefully

En la provincia de Salta, Solar Inti promueve la autoconstrucción y uso de cocinas solares para personas en situación de vulnerabilidad. Un simple artefacto que ayuda a cambiar el presente y el futuro de miles de familias.

Cocina: «Aparato que se utiliza para calentar y cocinar alimentos». Así indica su definición, aunque puede convertirse en mucho más. Todo depende del valor que se le agregue a cada elemento y lo que se genere en torno a él. Así lo interpretaron Pierre-Yves Herrouet, un francés radicado en nuestro país desde hace más de 15 años, y su esposa Josefina Ferrato, quienes juntos crearon en la provincia de Salta, Solar Inti, una organización que promueve la autoconstrucción y uso de cocinas ecológicas para familias en situación de vulnerabilidad. Así, este artefacto se traduce en una vía de inclusión; una puerta de progreso económico; una alternativa sustentable para el cuidado del ambiente, entre tantas otras.

La idea surgió años atrás, al poco tiempo que Pierre llegara a la Argentina, como parte de un viaje sin un rumbo definido que lo había llevado ya por países como Rusia, China, Corea del Sur, Japón, Nueva Zelanda, donde -además de explorar paisajes y culturas- se nutrió de experiencias e ideas innovadoras en el plano social. Una vez que estuvo en Chile ingresó a la Argentina por la provincia de Salta, conoció a la mujer que luego sería su esposa y nunca se fue.

Se encontró con una zona de hasta 4500 metros altura, muy bajas precipitaciones, escasa vegetación, una manifiesta desertificación y una alta intensidad de radiación solar. Pero, en ese contexto también halló una realidad insostenible: la pobreza. Impactados por la frágil situación económica y la precariedad en la que vivían las familias vecinas de la zona, Pierre y su esposa decidieron ayudar a transformar no sólo su presente sino su futuro también.

Con sus conocimientos de ingeniero agrónomo y biólogo, Pierre puso manos a la obra. Creó una serie de cocinas ecológicas que funcionan con energía solar y así nació Solar Inti. Desde allí se propusieron abordar en simultáneo varias de las principales problemáticas a las que los vecinos se debían enfrentar día a día.

Diseñaron un efectivo programa que aborda los aspectos sociales, ambientales y económicos y que además, cumple con un requisito no negociable para ellos: empoderar a las personas. Con esta idea como norte, desde 2008 organizan talleres en distintas comunidades de la Puna y los Valles Calchaquíes, donde llegan con todos los materiales necesarios para enseñarles a construir sus propias cocinas. A cambio de estos conocimientos y de llevarse su cocina al final del día, los participantes deben hacer un aporte de mil pesos por cada artefacto. «Lo importante para nosotros es que se entienda que no es asistencia. Damos una mano, oportunidades, empoderamos y así la persona lo ve más como una inversión. Está bueno porque logramos cambiar la lógica», explica Pierre y agrega resumiendo el espíritu del programa: «Sabemos que la cocina tiene una vida útil, pero el conocimiento puede perdurar».

Impacto X3

La labor que realizan desde Solar Inti tiene impactos en distintas esferas. En cuanto a lo económico, está signado por las altas tasas de desempleo que afectan a los habitantes de la zona, lo que significa que cuentan con escasos recursos para alcanzar una buena calidad de vida. Las cocinas ecológicas economizan el gasto energético mensual de gas, carbón o leña, permitiéndoles a las familias trasladar ese dinero hacia otras necesidades. «Se reduce este gasto en un 90%. Es decir, que la reserva de leña que duraría un mes, dura 10 meses» explica Pierre.

Sumado a ello, este artefacto se transformó en una herramienta para generar nuevos ingresos, ya que muchas mujeres iniciaron sus propios emprendimientos, vendiendo los platos y alimentos que ellas mismas preparan. Mirta Paz es una de las nuevas emprendedoras, vive en la ciudad salteña de Embarcación y en uno de los videos institucionales de Solar Inti se la puede ver contar con alegría su experiencia luego de participar de uno de los talleres. «Estoy muy contenta de compartir con las mujeres todas las comidas muy ricas que cocinaron. Ahora tenemos trabajo y eso es nuevo para nosotras. No se leer ni escribir, pero me gusta el trabajo de la cocina. Enseño a mis hijas a cocinar porque a ellas les gusta mucho la cocinita ecológica» cuenta en wichi, su lengua natal.

Los efectos que se ven en el plano social son más difíciles de cuantificar, no obstante, Pierre hace énfasis en los cambios que observan -por ejemplo- a nivel comunitario. «Notamos que aumenta la capacidad y confianza para presentar proyectos. Una vez que se logró con éxito llevar adelante estos talleres, esta comunidad se dice, si hemos logrado alcanzar esto juntos, por qué no presentar otros proyectos?» expresa. A un nivel personal, las mujeres son las que mayores beneficios obtienen. «Es muy interesante el impacto psicológico que se logra en ellas a través de todo este proceso. Comienzan con un autoestima muy baja y terminan con una autonomía financiera, la posibilidad de decir `Yo puedo.  Puedo construir una cocina, puedo llevar adelante mi familia» relata Pierre.

Otra de las aristas del programa es la ambiental. Según los datos que aportan desde Solar Inti, se pierden alrededor de 35 hectáreas de bosques cada día y la deforestación en la zona es 6 veces mas alta que el promedio mundial. De allí que disminuir la cantidad de árboles que los habitantes talan para consumo propio resulta altamente significativo. Con la baja en el consumo se reduce en consecuencia, las emisiones de CO2 como así también el tiempo que invierten en la búsqueda de leña.

Otro dato a destacar se vincula con los beneficios en la salud que trae con sí la utilización de las cocinas. Las enfermedades pulmonares y patologías en los ojos son muy frecuentes entre los lugareños ya que en su mayoría cocinan con fuego natural en el interior de los hogares. Las cocinas ecológicas subsanan esta situación problemática. 

En la búsqueda de Padrinos

Al igual que la gran mayoría de las organizaciones sociales, Solar Inti pone un gran énfasis en la tarea de recaudar fondos para continuar con sus actividades. Pierre comenta que se nutren de apoyo económico y en especie a partir de diversas vías: sector público, empresas, donaciones a través de su programa de Padrinos y los aportes que hacen las familias que participan de los talleres.

Para que cada familia se lleve su cocina al hogar luego del taller de construcción, es necesario reunir $1000 para cubrir el 30% de su valor total. Para ello, crearon el mecanismo de «Vaquitas solidarias» que permite que amigos y familiares cumplan el rol de Padrinos, aportando pequeños montos hasta llegar a ese monto total.

«Esta alternativa surgió porque hay personas que no tienen los mil pesos necesarios, pero sumando entre hermanos, tíos, amigos, como así también entre empleados de una misma organización, se puede lograr. Incentivamos a que se generen esos grupos, porque creemos que a veces no hace falta tener todos los recursos, sino las ganas de ayudar. Eso para nosotros vale muchísimo» comenta Pierre.


Las cocinas 

Solar Inti promueve el uso de la cocina solar en los pueblos para las familias humildes y los beneficios que obtienen a través de ella son muchos. En principio, se evita la emisión de una tonelada de CO2 por año, economiza 50% del gasto energético mensual (gas, carbón, leña), ahorrando hasta once kilogramos de leña por día. Además, esteriliza veinte litros de agua por día, lo que permite que los niños no adquieran enfermedades digestivas. Por último, evita la tala de árboles, salvando cien arboles cada 15 años. Los tres modelos de cocinas son:

  • Cocina ILLIMANI

Funciona con energía solar (limpia y gratuita). Los rayos del sol se acumulan en su interior alcanzando entre 150º a 200°C. Los alimentos preservan su sabor y su color dado que la cocción es progresiva. Permite realizar las mismas recetas que en un horno tradicional y puede ser utilizada como secador solar. Es segura.

  • Cocina GEORGIA

Es ecológica y económica. Usa poca leña (se ahorran 70% a 80% de los que normalmente  serían necesarios para cocinar). Permite cuidar la salud y el ambiente. Su tamaño y peso facilitan el transporte.

  • Horno MALAMBO

Permite hornear platos con una cantidad mínima de leña. Por ejemplo, consume solo 3 kg de leña para la cocción de 3 kg de pan. Al ser transportable se puede utilizar en lugares aislados con pocos recursos de gas o leña. Conserva el sabor de los platos cocidos con leña (pero sin contaminación por el humo).

¿Cómo ayudar?

Facebook: SolarInti

Instagram: @solarintiarg

Teléfonos:

+5493874129214 (Pierre)

+5493875652131 (Josefina).

Pierre-Yves Herrouet, co-fundador de Solar Inti.

Los ciudadanos aprenden a construir sus propias cocinas ecológicas en los talleres de Solar Inti.

Las mujeres no sólo adquieren una salida laboral para llevar más recursos a su familia sino que ganan en confianza, autoestima y autonomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top