Main Menu

COP25: Es tiempo de actuar

Read Carefully

Después de dos sedes fallidas, finalmente mañana comienza en Madrid, la Cumbre del Clima, conocida como COP25. Los líderes del mundo, se reúnen para examinar los resultados alcanzados y trazar directrices en la lucha contra la crisis climática que atraviesa el planeta tierra. Como en ediciones anteriores, se esperan días ajetreados.

Durante 11 días la ciudad española de Madrid, será sede de la COP, órgano supremo de toma de decisiones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

De este modo la ciudad europea será el punto de encuentro para científicos, empresarios, representantes institucionales, organizaciones no gubernamentales y líderes de los países firmantes del Acuerdo de París, el cual establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas. Este documento fue negociado durante la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP 21) por los 195 países miembros  y entrará en vigor en 2020. Su objetivo central es lograr que el aumento de la temperatura del planeta a finales de este siglo, quede por debajo de los 2ºC, por encima de los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados.

La tercera es la vencida

Madrid no fue la primera opción como sede de este encuentro global. Por primera vez en la historia de estas cumbres, el primer anfitrión designado retiró su oferta y su reemplazo, decidió cancelar su rol como tal, a tan solo un mes del encuentro. Brasil era el país que se había ofrecido inicialmente hace más de dos años a acoger la cita pero, cuando ganó las elecciones Jair Bolsonaro, este país retiró su oferta. Tras la renuncia de Brasil, durante la anterior cumbre climática –que se celebró en diciembre de 2018 en la ciudad polaca de Katowice– Chile se ofreció a reemplazarlo. No obstante, a raíz de la grave situación social y estado de emergencia marcado por la restricción de libertades y represión, el presidente de ese país, Sebastian Piñera decidió cancelarlo también. En menos de 24 horas después de la difusión de esta renuncia, se conoció la propuesta de España a albergar esta cita, a la que se espera que asistan unas 25.000 personas. Pese al cambio de último momento, Chile mantendrá la presidencia de la cumbre para coordinar estas negociaciones internacionales y aprovechar el trabajo ya realizado.

 ¿Qué se pone en juego en Madrid?

La cumbre de este año es especialmente trascendente, ya que supone la última reunión antes de la entrada en vigor definitiva del Acuerdo de París, firmado en 2015. De este modo, se cumple el periodo previsto para su predecesor, el Protocolo de Kioto, vigente desde el 2005 y que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global.

Ambos tratados internacionales traen con ellos  grandes debates, desacuerdos y polémicas debido a los intereses que se desdoblan al momento de su aplicación. Tal es así, que por segunda vez -primero con el tratado de Kioto y luego con el Acuerdo de París- Estados Unidos, durante décadas el mayor contaminante del mundo ahora reemplazado por China, decidió no formar parte. Si bien, inicialmente Barack Obama había aceptado sumarse a la iniciativa lanzada en 2015, una vez que Donald Trump asumió como presidente, cumplió su promesa electoral y anunció que retiraba del Acuerdo a su país.

La capital española en esta oportunidad, será el escenario para la última escena antes de que entre vigor el Acuerdo el año que viene. En virtud de los últimos informes científicos difundidos por Naciones Unidas, los objetivos acordados siguen siendo insuficientes para la gravedad de la situación. El Informe sobre la brecha de emisiones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha hecho sonar la alarma cada año durante una década, ya que todavía no se observa un cambio real en las emisiones. «Nuestros esfuerzos para luchar contra el cambio climático no han logrado superar el incremento de las emisiones que generan la industria, el transporte, el aumento de la población y otros factores» indican los autores. El Informe de este año, concluye que el planeta se calentará 3,2 grados centígrados para finales de siglo si se cumplen los actuales compromisos incondicionales bajo el Acuerdo de París.

En este marco, durante la cumbre deberán acordarse los reglamentos de desarrollo de los acuerdos de París sobre emisiones e intercambio de derechos de emisión. Pese a que muchos países han accedido a revisar al alza sus compromisos de reducción de emisiones, con los planes presentados hasta ahora no será posible alcanzar los objetivos fijados, por ese motivo, el mensaje principal y lema de esta reunión es claro: #EsTiempoDeActuar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top