Main Menu

Co-crear el futuro

Read Carefully

Por tercer año, Samsung distinguió emprendimientos en donde confluyen tecnología e impacto social. Sigmind una aplicación que utiliza la inteligencia artificial al servicio de la psiquiatría, la gran ganadora.

 «Samsung lleva la innovación en su ADN y queremos contagiar un poquito más este espiritu en toda la sociedad. Concebimos la tecnología como herramienta fundamental para co-crear el futuro», expresa Eugenia Mayans, Head de Ciudadanía Corporativa de Samsung Argentina, empresa de productos tecnológicos.

Con esta premisa como horizonte, nació en 2017 Samsung Innova, un certamen que promueve iniciativas innovadoras y con impacto positivo en la sociedad. A través de esta propuesta, la empresa busca fortalecer el ecosistema emprendedor de Argentina, acompañando la valiosa labor que realizan. «Creemos que, para poder avanzar, el país tiene que contar con proyectos con estas características y los emprendedores están trabajando muchísimo en esto. Hay una gran variedad de propuestas muy buenas y desafiantes, pero que no se conocen.  Como marca los acompañamos en todo el proceso y les damos nuestro ´sello de calidad´ para potenciar lo que están haciendo».

En sus tres ediciones, participaron más de 430 proyectos que debían estar atravesados por los ejes de Impacto Social, Tecnología aplicada e Innovación. Bajo este paraguas, se definieron además cuatro categorías: Ambiente, Arte y Cultura, Ciencia y Salud e Intelligence of Things. Cada año, 12 emprendimientos llegan a una instancia finalista donde un jurado de expertos elige al ganador de cada una de ellas y además al «Gran Innova».

Los 4 ganadores reciben cada uno, un premio de AR$ 350.000 y el Gran Innova tiene un reconocimiento adicional del mismo monto. Además de esta contribución en dinero, uno de los aspectos más valiosos que les ofrece la compañía a los participantes, es el soporte de sus profesionales y de un conjunto de consultores conformado ad-hoc para el certamen. De este modo y tal como explica Mayans, esta propuesta va más allá de ser un concurso, para convertirse en una «plataforma de innovación». Por último y cubriendo uno de los aspectos donde se encuentran unas de las mayores debilidades del mundo emprendedor, los ganadores cuentan con difusión en medios de comunicación y redes sociales para fomentar el networking y el reconocimiento de sus propuestas.

«No fue tarea fácil para el jurado elegir quiénes serían los que pasaban a la siguiente instancia. En cada una de las categorías teníamos esquemas de cómo ponderar la elección y en todas ellas el impacto social tenia que estar previsto. Nosotros buscamos que -de alguna manera directa o indirecta- lo que proponen genere una solución una problemática» concluye Mayans.

Una ventana a la mente

El proyecto elegido como el Gran Innova 2019, estuvo enmarcado en la categoría de Ciencia y Salud y fue otorgado a Sigmind, una aplicación que utiliza la inteligencia artificial para ayudar a psiquiatras a diagnosticar enfermedades mentales.

El objetivo de la categoría es buscar emprendimientos y proyectos en los que su
aspecto central sea la innovación en tecnología aplicada en la ciencia y/o en la salud y la propuesta ganadora es un claro ejemplo de ello, puesto en práctica.

Raúl Echegoyen, director ejecutivo de Sigmind explica que, si bien ha habido inmensos avances tecnológicos en el ámbito de la medicina, esto no ha sucedido en particular, en el mundo de la psiquiatría. Esta iniciativa -de alguna manera- viene a cubrir ese espacio, aportando a los profesionales una herramienta que les permita mejorar la precisión del diagnóstico. Para ello, trabajaron codo a codo con los especialistas del área, bucearon en sus actividades diarias, conocieron en profundidad los soportes que utilizan y de este modo, en conjunto, encontraron la manera de poder hacer su aporte a través de la tecnología. ¿De qué manera? Parten de la premisa de que el lenguaje es la ventana a la mente de los pacientes. Por ello, se los graba y luego los algoritmos descomponen y decodifican el discurso. Esa información es la materia prima para el calculo de las métricas que serán entregadas a los psiquiatras junto a una historia clínica digitalizada. «En cierta manera los psiquiatras son casi héroes. Obviamente con su entrenamiento y capacitación pueden dar un diagnóstico escuchando al paciente, pero una de las ventajas de la computadora es que podemos detectar cambios que quizás el médico llega a ver, pero que no está muy seguro al respecto. Con esta herramienta se pueden hallar cuestiones muy sutiles y generar mayor información cuantitativa», explica Echegoyen.

Haber ganado el Premio Gran Innova otorgado por Samsung, sin dudas significa un empujón para este emprendimiento que se gestó a partir de una investigación de más de diez años realizada por el neurocientífico Mariano Sigman, como así también de la tesis doctoral en computación de Facundo Carrillo, ambos co-fundadores de Sigmind junto a Echegoyen.

Por lo pronto el proyecto se encuentra en una etapa donde el prototipo será probado en algunas instituciones de salud psiquiátricas, pero Echegoyen comenta que su plan es llegar mucho más allá. Como visión apuntan a poder ofrecer un producto de uso gratuito, que permita que estos desordenes mentales sean identificados a tiempo en lugares donde no se encuentran estos especialistas o que están alejados de los centros de salud específicos. «Pensamos en un producto para que cuando el médico tenga una leve sospecha de que puede ser algo psiquiátrico, pueda realizar un test rápido de dos o tres preguntas, grabe las respuestas y nuestra aplicación calcule un índice de riesgo. Nos encantaría llegar ahí, obviamente hay muchos pasos intermedios, pero es nuestro sueño» culmina Echegoyen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top