Main Menu

Raoni Metuktire, el guardián de la selva.

Read Carefully

A sus 90 años no baja los brazos para defender su tierra. El cacique de pueblo Kayapo, en Brasil, alza la bandera de la protección ambiental y convoca a líderes y ciudadanos a tomar conciencia.

No se sabe bien su fecha de nacimiento, pero se estima que tiene 90 años. De lo que no quedan dudas, es que su vida la dedicó a la preservación del hogar de sus antepasados: el Amazonas. Raoni Metuktire es el cacique del pueblo Kayapó, una comunidad indígena en territorio brasileño, quien hace décadas tomó notoriedad internacional a raíz de su lucha, pero que -sin dudas- hoy adquiere más valor que nunca. «Los bosques y las tierras de Brasil ayudan a todo el mundo a vivir», predica Raoni por donde quiera que pasa.

Su presencia no pasa inadvertida, ya que es fácilmente reconocible por el ‘labret’ (disco de madera) que lleva en su labio inferior como símbolo de su jerarquía social. Su imagen se hizo conocida en 1977 a partir del documental ‘Raoni – The Fight for the Amazon’ (Raoni – La lucha por la Amazonía) nominado a los premios Óscar. En 1989 además, el cantante Sting, con quien ha trabajado codo a codo, creó la fundación Rainforest para contribuir a su causa. Este año, junto a la ambientalista sueca Greta Thunberg, la organización Reporteros sin Fronteras y la Primera Ministra de Nueva Zelanda, entre otros, Raoni era uno de los candidatos que más resonaba para recibir el Premio Nobel de la Paz. «Eso es solo mi trabajo, ¿no? Nunca he pedido ningún premio. Pero, si lo ganara, usaría el reconocimiento para seguir ayudando al pueblo indígena y a la preservación de los bosques», había declarado antes de que se conociera que el Primer Ministro de Etiopía, sería el seleccionado.

La madre de las batallas

Actualmente su batalla principal la libra contra el presidente brasilero, Jair Bolsonaro y creció aun mas en intensidad, a raíz de los incendios que azotaron la Amazonia a principios de agosto de este año. El referente indígena culpa al mandatario de ser el causante del fuego y, en consecuencia, dañar una de las reservas de oxígeno más grande del planeta. Según los expertos, las medidas tomadas por Bolsonaro resultaron en un alza de más del 70% en incendios respecto a 2018.

La deforestación, por su parte, registró un incremento de más del 90%. Raoni acusa al presidente brasilero además, de abrir las tierras indígenas a la explotación minera, hidroeléctrica y agroindustrial; de desmantelar deliberada y sistemáticamente las agencias federales encargadas de supervisar actos ilegales, tales como incendios, así como de declarar públicamente que acabará con la «industria de multas», dando una clara señal de impunidad a quien comete crímenes ambientales.

Como armas para difundir su mensaje, el cacique utiliza las alianzas, el apoyo y la visibilidad que le otorgan otros líderes internacionales. En agosto de este año, se reunió con el presidente Emmanuel Macron, en la ciudad de Biarritz al término de la reunión del G7, quien se comprometió en ese encuentro, a brindarle su acompañamiento.

Consciente de su avanzada edad, el líder indígena ya comienza a preocuparse por el paso de posta de su causa y pone en el centro del escenario a las generaciones más jóvenes. «Sé que hay personas que querrán seguir la lucha que yo llevo hoy en día (…) Actualmente los jóvenes no valoran nuestro estilo de vida, adoptan las costumbres de los blancos y no se dan cuenta del peligro que ello representa. Quiero que los jóvenes se interesen en mí y les brinden todo mi conocimiento para salvar nuestra tierra, pero muchos de ellos no tienen esta preocupación, aún no sé quién se hará cargo», dijo durante una entrevista al medio France 24.

Top