Main Menu

El agua está en riesgo

Read Carefully

Por Dra. Alessandra Minnicelli, Presidenta de FORS y Fonres.

(Twitter: @institucional1 )

En momentos en que el agua en California cotiza en Bolsa por su escasez[1], quiero recrear conceptos del Primer Foro Latinoamericano de Responsabilidad Hídrica sobre “Desarrollo Hídrico Inteligente y Sustentable”, realizado en junio 2015. Nuestro aporte en ese entonces fue pensar en los “Desafíos para un desarrollo hídrico inteligente”, a partir de nuestra trayectoria en los temas de Responsabilidad Social y la tarea desarrollada en los Congresos Internacionales de Responsabilidad Social (CIRS) y en sinergia con distintas organizaciones que formaban parte de la Agenda Abierta Latinoamericana de Responsabilidad Social (AALARS), iniciativa compartida con el ORSALC de UNESCO.

El agua, como tema en común, se debe trabajar desde lo formativo para promover agentes de cambio y promover también, un cambio real de actitudes sociales junto a organizaciones, empresas, cooperativas, sindicados, universidades, gobiernos locales y todo el abanico de actores sociales que se sientan responsables a acudir a este llamado.

El cambio que creemos que se debe dar se inscribe en dos aspectos: en lo social, desde lo educativo y en lo institucional desde las herramientas que puedan promoverse desde los Estados a partir de los instrumentos legales y de gestión y optimizando la I+D+I como plataformas de identificación de prioridades.

En este contexto, las empresas prestadoras de servicios públicos tienen una responsabilidad indelegable, a la hora de identificar y resolver cuestiones sustanciales para la vida de todos los habitantes. Porque, además, su actividad busca contener un aspecto sustancial, lo que Amartya Sen, Premio Nobel de Economía, denominó en el marco de la Organización Mundial de la salud como: “Determinantes sociales de la Salud”.

En muchos países como el nuestros, existe una permanente degradación de los recursos de agua dulce –en términos de cantidad y calidad– y de los ecosistemas acuáticos. Esto implica menores beneficios, menor apoyo a la vida y mayores riesgos y peligros relacionados con este recurso. Por ello, cuando hablamos de cooperación internacional, y como ejemplo traigo al Acuífero Guaraní, esta debe ser real y tangible, que supere los instrumentos declarativos y que permita una acción coordinada a nivel latinoamericano, coherente con la generalizada intención de profundizar la identidad común entre los países de la región. Deberá estar basada en intereses conjuntos, pensando fuertemente que el agua es hoy una mercancía con valor comercial, y que debemos aplicar sobre su uso directrices económicas, pero pensando a la vez en que no podemos disociar los requerimientos sociales.

Mas allá de la voluntad individual de cada país, debemos lograr una presencia estatal coordinada en la planificación de nuestras políticas, para evitar que ocurran situaciones de inequidad y desigualdad.

El Estado, es para nosotros el principal agente responsable de promover y direccionar acciones que permitan avanzar en la construcción equilibrada y socialmente justa que fomente el Desarrollo Hídrico Inteligente.

Articulo publicado originalmente en Revista Fonres – Diciembre 2020


 

[1] El Indice Nasdaq Veles California Water Index con el “Ticket” NQH20 , se basa según fuentes periodísticas en un indicador de precios de los futuros del agua en California que a principios de diciembre 2020 cotizaba a unos 486,53 dólares por acre-pie, medida de volumen en EEUU equivalente a 1.233 metros cúbicos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top