Main Menu

Movimiento Basura Cero: ¿Utopía o una alternativa real?

Read Carefully

Las sociedades actuales se rigen por un modelo económico lineal donde los recursos y materias primas son considerados ilimitados, siguiendo el esquema de “tomar- hacer- desechar” o bajo el conocido concepto “De la cuna a la tumba” generando desperdicios significativos debido a que los recursos son utilizados y desechados después de un corto uso.

Como alternativa a este sistema insostenible, hace algunos años comenzó a sonar el término “Economía Circular” y con él, surgieron algunos conceptos asociados a esta nuevo sistema que tiene como objetivo lograr un desarrollo sostenible a la vez que crear calidad ambiental, prosperidad económica y equidad social.

En este marco nació el movimiento “Zero Waste” o basura cero en español, popularizado por Bea Johnson, una madre francesa residente en Estados Unidos que en 2009 empezó a compartir sus avances para conseguir no generar nada de basura en su hogar. Esa experiencia luego se transformó en el libro “Residuo cero en casa. Una guía para simplificar nuestra vida”, hoy traducido a más de 20 idiomas. En este Mitos y Verdades, un recorrido para entender de qué se trata este nuevo paradigma.

“Basura Cero” es una utopía y por lo tanto, imposible de alcanzar. FALSO.

Esta filosofía ya ha sido probada y cada vez más se posiciona como una alternativa real para los consumidores. Es una nueva forma de vida minimalista, pero con un propósito claro y consciente.

Es igual que la regla de las Tres Erres (Reducir Reciclar y Reutilizar) pero con otro nombre. FALSO

Este movimiento va más allá y propone 5 erres para minimizar al máximo los desechos destinados a ser reciclados:

  • Rechazar. Aprender a decir que no a todo aquello que no es necesario, (panfletos, facturas en papel, envoltorio, etc).
  • Reducir lo que sí se necesita. Para eso se deberá decidir honestamente lo que realmente hace falta y lo que no. En este punto se comienza a experimentar la libertad -una de las bases de esta filosofía- de vivir con menos cosas.
  • Reciclar, si bien es importante, lo es más aun, reducir al máximo el número de productos que llegan a esta fase.
  • Recuperar y aprovechar los objetos que usualmente son desechados. Consiste en darle nueva vida a las piezas que conforman un electrodoméstico o utilizar de manera creativa la indumentaria que ya se cría fuera de circulación.
  • Reparar, muy ligada a la anterior erre, ésta propone que -antes de desechar cualquier objeto- intentar recomponerlo. Esto va en contra de la actual cultura de “usar y tirar”, lo cual además de ser beneficioso para los bolsillos, tiene un gran impacto positivo en lo ambiental.
Las empresas tienen mucho por hacer, pero no lo hacen. VERDADERO.

Una gran cuota de responsabilidad en torno a alcanzar una sociedad “Basura Cero” la tienen las empresas, pero no está entre sus lista de prioridades. Por ejemplo Coca-Cola utiliza la quinta parte de la producción mundial de botellas de PET, lo que traducido a botellas de 500 mililitros serían 200.000 botellas de plástico cada minuto y esto la convierte en una de las empresas más contaminantes por plástico del mundo. Por su parte, Procter & Gamble, anunció que tiene como objetivo que el 8% de sus envases sea de material reciclado para el 2025, lo cual fue ampliamente criticado por su falta de ambición, ya que parten del 6,3% en 2018.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top