Main Menu

Aimé Painé, una heroína cultural

Read Carefully

Una cantora que rescató su identidad mapuche y la llevó a los escenarios de Argentina y el mundo.

Durante los años `80 en Argentina, una mujer valiente inició una lucha de reivindicación de sus raíces y para ello utilizaba un arma muy potente: su canto.

Se trata de Aimé Painé, una cantora mapuche-tehuelche nacida en el año 1943 y que logró transmitir su mensaje en lengua originaria mapudungun en los escenarios de Argentina y el mundo. La misión que se había propuesta era divulgar el canto de su tierra y a la vez denunciar todos los atropellos históricos que sufrió su pueblo, desde la Campaña del Desierto.

Painé se animaba a decir cosas que no se decían en ese tiempo nadie decía y ofrecía el lado B de la historia que se enseñaba en la escuela y en los libros. De sus canciones brotaban los saberes de su cultura, letras que se acompañaban con instrumentos autóctonos como el cultrún, la cascahuilla y el trompen.

Con frecuencia en sus presentaciones se la oia decir: “En mi país no se habla de mi pueblo y las lenguas se están perdiendo. Por eso yo canto”. Y así lo hizo, llevando su mensaje y sus reclamos a los cuatro vientos. Entre ellos, participó en 1987 de la Conferencia de Ginebra en Suiza, a través del Grupo de trabajo sobre Poblaciones Indígenas del Mundo.

En busca de su historia

Si bien fue conocida como Aimé, su nombre original fue Olga Elisa Painé. Nacida en Ingeniero Huergo, un pueblo del Alto Valle de Río Negro en el seno de una familia Mapuche, pero creció en un orfanato de la Ciudad de Mar del Plata. Pero el dato de su verdadero origen lo conocería años más tarde.

Según pudo averiguar de grande, su madre, hija de tehuelches, abandonó a su esposo mapuche. Segundo Painé, y a todos sus hijos. En consecuencia y frente a una situación de pobreza, a los 3 años de edad, Aimé fue separada de su comunidad y enviada al orfanato donde se acercaría por primera vez al canto.

Logró resignificar el poder femenino mapuche

Logró recuperar la lengua de sus antepasados y hacerla conocer.

Logró reivindicar su pueblo frente a los atropellos historicos.

Años más tarde, durante un encuentro internacional de coros en su ciudad sintió consternación ya que Argentina fue el único país que no había incluido entre sus repertorios música de sus pueblos originarios.  Eso la llevó a interesarse más aun por sus raíces y la llevó a la Patagonia para estar más cerca de lo que alguna vez había sido su hogar. Al llegar buscó a su familia biológica, al encontrarla y luego de comprender su cultura, en una ceremonia tradicional en Junín de los Andes fue reconocida e iniciada en los rituales propios de su comunidad.

Así siguió su camino convirtiéndose en la primera mujer mapuche en salir de gira como tal. En sus canciones se encuentran historias de los mapuches-tehuelches: “Palpé la libertad y la misión de lucha que entraña la libertad, saber de la cultura de su pueblo es saber de uno mismo”, decía.

Painé falleció a sus 44 años en Asunción, Paraguay, en septiembre de 1987 a raíz de un aneurisma cerebral. Sin embargo, su fortaleza y su compromiso con la identidad dejaron un legado imborrable en la historia nacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top