Main Menu

Liderar la sustentabilidad

sustentabilidad
Read Carefully

Transitar el camino para convertirse en una compañía de triple impacto necesita de un líder que sea capaz de impulsar esa transformación. ¿Pero quiénes son estos profesionales y qué habilidades específicas deben tener para llegar a buen puerto?

El tema ambiental dejó de ser un aspecto escindido de la gestión del negocio para las empresas que -por el contrario- son cada vez más conscientes de que la sustentabilidad, lejos de ser una carga, se ha convertido en un elemento clave para ser más rentables.

Tal es así que el estudio “La sostenibilidad en la agenda del liderazgo latinoamericano”, elaborado por SAP en base a 410 altos ejecutivos de las principales empresas medianas y grandes de Argentina, Brasil, Colombia y México, señala que al menos el 30% de ellas sumó nuevos pilares a su estrategia en curso, y el 15% logró poner en marcha las iniciativas sobre las cuales estaban trabajando. “Esto lleva a que el 69% de las compañías hoy tenga una estrategia en curso, comparado con un 46% en el estudio presentado a principios de 2021”, señala el documento.

Este cambio de paradigma está impulsando la demanda de trabajadores con nuevas habilidades laborales o competencias verdes, que sean capaces de guiar a las compañías en esta transformación, para alcanzar el objetivo de convertirse en organizaciones de triple impacto. ¿Pero quiénes son estos profesionales y qué habilidades específicas deben tener para llegar a buen puerto?

El 45% de los argentinos no aceptaría un trabajo en una organización que no esté haciendo un esfuerzo de manera proactiva por ser más sostenible. (Monitoreo de Randstad).

______

El reporte Global Green Skills Report 2023, de LinkedIn, señala que entre 2022 y 2023, la proporción de talento verde en la mano de obra aumentó en una media del 12% en los 48 países que forman parte de estudio. Mientras que el porcentaje de ofertas laborales que requieren al menos una cualificación verde creció casi el doble de rápido, alcanzando un promedio del 22.4%. 

¿De qué se tratan estas habilidades verdes? “Son destrezas o conocimientos que un trabajador puede usar para prevenir, monitorear o limpiar la contaminación y optimizar la administración y conservación de los recursos naturales que las empresas usan para producir bienes y servicios”, según define El Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop).

El desequilibrio entre oferta y demanda, enciende una alerta sobre la inminente escasez de competencias verdes para cubrir esas posiciones.

En Argentina, en 2023, aumentó 7.2% la proporción de trabajadores que tienen habilidades verdes, pero las ofertas de empleo que las requieren disminuyeron en 0.73%. Esta dinámica se da de manera irregular en la región, donde por ejemplo Chile aumentó 13.4% la proporción de trabajadores con estas habilidades, mientras que las ofertas laborales crecieron 14.21%. O el caso de Colombia, donde esta brecha es todavía más significativa con un aumento del 12.5% en la demanda de trabajadores y un 41.66% en la oferta de empleo.

La reorganización de la economía mundial en torno a prácticas más sustentables, tendrá un gran impacto en el mercado laboral en los próximos 5 a 10 años. En ese sentido, un estudio de Randstad, prevé que el tamaño del mercado de la economía verde mundial alcance los u$s7 billones en 2030. 

“Se estima que los puestos de trabajo en el sector de los combustibles fósiles caerán de 12,6 millones en 2020 a 3,1 millones en 2050”, señala el informe. Aunque advierte que, como contraparte, se dará un crecimiento en la demanda de puestos de trabajo vinculados con energías renovables, infraestructuras sostenibles, eficiencia energética y economía circular. 

El cambio hacia una economía y sociedad más sostenible, está impulsando a las empresas a profesionalizar la forma en que enfocan la sustentabilidad para poder hacer frente a los nuevos desafíos de una manera más eficiente.

Cambio de paradigma

En la última década, la sustentabilidad dejó de ser algo exclusivo para determinadas compañías, y se convirtió en una preocupación para empresas de todos los rubros, primero dentro del área de marketing, luego en el ámbito de RSE, hasta la habilitación de gerencias o direcciones de sustentabilidad.

Para Renée Carrelo, directora de la Academia Sustentabilidad UCEMAX, el camino hacia el triple impacto es el único posible y, las empresas que ya están liderando este camino “son las más exitosas, atraen y retienen talentos, inversiones de impacto, nuevos nichos de mercado y son más resilientes frente a los grandes cambios y desafíos”

Por su parte, Jorge Figueroa, director de Public Affairs y Sostenibilidad de Randstad, opina que al interior de las compañías existe un cambio de paradigma, con un enfoque ya no tan centrado en la generación de resultados económicos, sino en la generación de valor y el impacto positivo en las comunidades donde operan.

Este cambio es impulsado por las nuevas generaciones que apuntan a alcanzar mejores propósitos dentro de una compañía y encontrar un punto de contacto entre sus propios valores y los de las organizaciones donde van a trabajar. 

Un monitoreo de Randstad señala que el 45% de los argentinos no aceptaría un trabajo en una organización que no esté haciendo un esfuerzo de manera proactiva por ser más sostenible. 

“Este es un atributo importante para captar talentos y muy valorado en las compañías que no solo lo reducen el tema de la sostenibilidad a una gerencia o dirección, sino que lo plantean como algo transversal a toda la organización”, suma Figueroa.

Para el ejecutivo, la sustentabilidad es pensada cada vez más como parte de la cultura organizacional, en tanto involucra el compromiso de todo el capital humano para gestionarla.

 

Habilidades para liderar la sustentabilidad

Transitar el camino para convertirse en una compañía de triple impacto necesita de un líder que sea capaz de impulsar esa transformación. ¿Pero quiénes son estos profesionales y qué habilidades específicas deben tener para llegar a buen puerto?

Sobre la espalda de los nuevos gerentes o directores de sustentabilidad recae la responsabilidad de repensar el rol de la compañía frente a la comunidad; desarrollar su potencial para convertirse en organizaciones de triple impacto; diseñar e implementar criterios de sustentabilidad; medir sus resultados; participar en todo el proceso de producción para minimizar su impacto; crear reportes y articular acciones con el resto de las áreas.

Figueroa explica que el perfil tradicional dentro del área de sustentabilidad es técnico, con foco en el impacto ambiental, eficiencia energética y huella de carbono, es decir, profesionales que puedan medir el impacto de la gestión de la compañía e introducir mejoras en los procesos industriales.

En ese sentido, las profesiones más buscadas son ingenieros con especialidad en medio ambiente, analistas, especialistas en construcciones sostenibles, etc.

Pero, desde el punto de vista del impacto en los ejes sociales y económicos, las profesiones son variadas, y se enfocan en la gestión de políticas de inclusión, diversidad y equidad. 

En Randstad ya no solo reciben pedidos de profesionales para áreas específicas de sostenibilidad, sino que se busca que los colaboradores tengan conocimientos o nociones sustentabilidad, para otras áreas de la compañía.

En términos de demanda, crece el pedido de profesionales de empresas de energía, agro, biocombustible y alimentación, pero también de tienen demanda de asesoramiento en cuanto a los procesos de inclusión y diversidad por parte de algunas compañías, sobre todo multinacionales, que tienen el mandato de su casa matriz de incorporar un porcentaje de diversidad en su plantilla. 

“Esto juega en toda la cadena de valor, porque muchas empresas incorporan estas prácticas y luego exigen a sus proveedores que se alineen con estos estos estándares. Así comienza un círculo virtuoso, donde todos se van incorporando dentro de la cultura sostenible”, suma Figueroa.

Carolina Brana, Team Lead de Comunicación Externa & Sustentabilidad de Adecco, empresa lider de Recursos Humanos, añade que todas las personas que ocupan el rol de sustentabilidad dentro de una compañía trabajan con foco en los criterios ESG, que se refieren a factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Si bien cada empresa trabaja en estas tres áreas, según el core del negocio pondrá mayor énfasis en alguna sobre otra. 

Del mismo modo, para una gestión más vinculada con el medio ambiente, la empresa demandará ingenieros con alguna especialización, por ejemplo, en energía renovable, o buscará un perfil humanístico si la compañía está enfocada en temas de diversidad o inclusión. 

La ejecutiva señala que no es sencillo conseguir estas posiciones, porque si bien las generaciones más jóvenes están cada vez más interesadas en formarse en nuevas carreras o especializaciones, lo que falta es experiencia.

“Es algo que todavía estamos aprendiendo, falta expertise en algunos sistemas de reporting o indicadores específicos, porque también hay mucha rotación de estos perfiles que son muy especializados”, explica Brana.

Más allá de los Reportes de Sustentabilidad de cada compañía, por lo general también suelen divulgar su aporte a través de iniciativas o certificaciones internacionales como EcoVadis, Carbon Disclosure Project (CDP) y Science Based Target (objetivos basados en la ciencia).

En Adecco la gestión en torno a los criterios ESG se enfoca en un 80% en los ejes de diversidad, equidad e inclusión, y un 20% en medio ambiente y cómo mitigar la huella de carbono. 

Brana explica que su rol consiste en liderar el equipo de sustentabilidad, encargado, en primer lugar, de localizar las políticas que vienen de su casa matriz en Suiza. Esas políticas luego son auditadas e incluidas en los reportes.

Otra de las tareas consiste en sensibilizar y promover una cultura de diversidad e inclusión, tanto dentro como fuera de la compañía, “porque como consultora de recursos humanos impactamos con estas cuestiones también en otras empresas, y asesoramos a nuestros clientes”, añade Brana.

En cuanto a las habilidades, la ejecutiva destaca la capacidad de trabajar proyectos transversales a todas las áreas de la organización, la comunicación, inglés -sobre todo si la compañía es multinacional- y un buen manejo de la oratoria, en tanto estos profesionales se dirigen al director principal de la compañía o de operaciones, así como al comité de dirección.

 

La sustentabilidad se profesionaliza

El cambio hacia una economía y sociedad más sostenible, está impulsando a las empresas a profesionalizar la forma en que enfocan la sustentabilidad para poder hacer frente a los nuevos desafíos de una manera más eficiente.

Para Carrelo las compañías están yendo en esa dirección para “conocer y poder implementar buenas prácticas empresariales JEDI (Justicia, equidad, diversidad e inclusión), políticas de bienestar organizacional, metodologías de gobernanza autogestiva, colaborativa y transparente, prácticas ambientalmente responsables y crear Modelos de Negocio de Triple Impacto, donde el propósito está en el centro y corazón del negocio, es mucho y muy específico”. 

Por eso, muchas empresas invierten en capacitar a sus equipos, pero también profesionales independientes o que trabajan en puestos tradicionales buscan formarse para postularse a posiciones específicas en otras empresas, u ofrecer consultorías.

Desde 2018, Ucema ofrece una Diplomatura en Gestión Estratégica de la Sustentabilidad, una formación específica e integral de cómo gestionar la sustentabilidad desde los primeros pasos hasta convertir a la empresa en líder en buenas prácticas empresariales y modelos de negocio de impacto. 

La formación está dirigida a CEOs y Responsables de Sustentabilidad, RSE y Triple Impacto; a profesionales que buscan especializarse para ocupar posiciones en esas áreas o para quienes desde distintas áreas de las empresas, busquen transformar sus organizaciones integrando la dimensión sustentabilidad a su estrategia de negocio. 

“Todas las personas hemos formado parte y fuimos funcionales a la economía tradicional, que no tenía en cuenta los aspectos sociales y ambientales. Una economía orientada al crecimiento ilimitado, en un planeta finito y que, además, no fue diseñada para resolver problemas sociales y ambientales. Pero hoy tenemos cada vez más consciencia y sabemos que hay que hacer negocios de otra manera. Las empresas ya se están dando cuenta que la Sustentabilidad es la clave del éxito en este siglo y también están evolucionando”, opina Carrelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top