Main Menu

Por un nuevo ODS

Read Carefully

Desde ANIA promueven sumar un nuevo Objetivo de Desarrollo Sostenible a la lista propuesta por Naciones Unidas. “Empatía activa por la vida”, un propuesta que le agrega ese lado humano e intangible que permitiría darle sostenibilidad los otros 17 objetivos.

“Lo que le hacemos a la Madre Tierra nos lo hacemos a nosotros mismos”, expresa Joaquín Leguía. En esa reflexión confluyen muchas de las enseñanzas que Leguía fue colectando durante su vida y que lo llevaron en 1995 a crear, en Lima Perú, la Asociación para la Niñez y su Ambiente, (ANIA) y desde allí trabajar para compartir ese mensaje y llevarlo a la práctica para generar un verdadero cambio en la sociedad.

Su vinculo con la naturaleza comenzó cuando solo era un niño y junto a su hermano, con la imaginación característica de la niñez, transformaron el patio de su abuela en un lugar mágico para jugar, pero también donde conectar -por primera- vez con la naturaleza.  “Es un lugar que me dio amor incondicional por la Madre Tierra, allí sentí contención incondicional. Ese lugar trasciende en mi vida porque en base a ese jardín y en esa experiencia, es que en el año 1995 fundo ANIA” recuerda Leguía.

El objetivo de esa organización sin fines de lucro, es promover la Empatía Activa por la Vida a través de iniciativas innovadoras que emparentan a las niñas, niños y jóvenes con la Madre Tierra y los empoderen como agentes de cambio para el desarrollo sostenible.

Entre las propuestas que impulsan, se destaca una por su originalidad y el gran impacto que tiene a la hora de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se trata de la idea de crear un nuevo ODS, el número 18, que según explica Leguía, daría sostenibilidad a los otros 17.

¿De qué se trata? El ODS18 lleva como título “Empatía activa por la vida” y se propone lograr que todas las instituciones educativas del país incorporen a la Madre Tierra como maestra. Para lograrlo, llevan adelante diversas iniciativas que buscan ser multiplicadas a través de la educación formal y no formal a nivel nacional y global en alianza con el sector público y privado.

Empatía activa por la vida.

“No solamente existe lo que uno ve, sino también lo que uno siente” responde Leguía a la pregunta de dónde surge la idea de incorporar un nuevo Objetivo de Desarrollo Sostenible. Y eso es lo que le sucedió cuando desde Naciones Unidas dieron a conocer la Agenda 2030, que contiene los 17 ODS que funcionan hoy como una guía hacia el desarrollo sostenible. Sintió que ese listado estaba omitiendo algo importante, pero que -todavía- no lograba poner en palabras. “Comenzamos con un grupo a pensar qué cosa era ese `algo´. Queríamos definir lo que nos hace humanos, se trataba de la parte mística, espiritual, eso que en su cultura llaman el Buen Vivir. “Y así llegamos a la palabra Empatía”, recuerda Leguía y agrega: “Siento lo que el otro siente. Si no es así, difícil será que haga algo por el o por ella”. Una vez acordada la primera parte del concepto, se dieron cuenta de que eso se quedaba corto, cuando se preguntaban “¿qué pasa con las plantas, los animales, los ecosistemas?” y así, sumaron algo más abarcativo llegando a “Empatía por la vida”. Por último, dado que empatía sólo hace referencia al sentir, pero no al hacer, decidieron agregar la palabra “activa” y con eso, dieron por cerrado el nombre final para el flamante ODS 18.

El siguiente paso -y es en el que se encuentran trabajando desde ANIA- consiste en promover este objetivo, logrando que más personas y organizaciones lo hagan propio. Para ello, llevan adelante una convocatoria de adhesiones, donde cada firmante se compromete con acciones diarias “que sean buenas para mi, las demás personas y la Madre Tierra” y de este modo ayudar desde la escuela, el barrio o la comunidad. Sumado a ello, los adherentes se comprometen a darle difusión a esta iniciativa.

Criadores de vida

Para trabajar en pos de un desarrollo sostenible, desde ANIA ponen el foco en los niños y niñas. “Si las nuevas generaciones no crecen con Empatía Activa por la Vida, entonces todos lo que estamos haciendo los adultos hoy no se va a sostener en el tiempo y vamos a tener que volver a comenzar. Pero ya no hay tiempo para eso” remarca Leguía.

A diferencia de otras organizaciones, que velan por la niñez, ANIA se guía por la cosmovisión andino-amazónica, mediante la cual entienden que todo lo que existe en la naturaleza proviene de la Pachamama o Madre Tierra, criadora universal de la vida. Las plantas, animales, cerros, el agua, el sol -al igual que las personas- son considerados seres vivos. En este contexto, las niñas y niños andinos crecen como hijos de la Tierra y hermanos de las plantas y animales.

“Entendemos a la Madre Tierra, como sujeto de derecho y ese es un cambio de paradigma que se necesita” agrega Leguía. Bajo esta cultura además, se guían por el concepto de “Runa”, que se refiere a aquella persona que su familia se compone por su padre, madre y hermanos, pero tambien la Madre Tierra y las deidades.  Por lo tanto, siempre los va a cuidar. Leguía explica que la crianza es recíproca. “Cuando crías una planta, la planta tambien te cría a tí. Lo mismo con un animal o un niño. Es una relación horizontal donde cada uno tiene un rol que cumplir, nadie es mas importante que el otro. En la medida en que tu cumplas tu rol, le das más facilidades a los otros para que cumplan los de ellos y viceversa”. Así, el runa es custodio pero no dueño de la tierra ni de los animales, sino que éstos le son otorgados por los cerros-deidades.

Por todo ello, es que para ANIA es tan importante centrar todos sus esfuerzos en las futuras generaciones y sin hacer diferencia entre niños y adultos. Leguía aclara que “en esta cultura, el niño o niña no son considerados como un adulto incompleto o un pedazo de persona. Es un ser completo que de acuerdo a su edad tiene sus propias potencialidades y capacidades para poder aportar”. De allí que propone otro cambio de paradigma: “Necesitamos verlos -no como un pedazo de persona-, sino como un agente de cambio de tempranísima edad”.


Para sumarse a la iniciativa: www.ods18.com 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top