Main Menu

Audre Lorde, por un feminismo más diverso

Read Carefully

Mujer, negra, lesbiana y madre, características que en la década del ´70 podían hacer que la vida de una persona no sea nada fácil. Por eso, Audre Lorde, decidió agregar dos cualidades más a su auto definición: guerrera y poetisa.

A través de la palabra, esta mujer afroamericana nacida en Harlem, Nueva York en el año 1934, ingresó a la lista de las feministas más destacadas de la historia por iniciar una crítica a ese movimiento pregonando por un activismo más diverso. ¿A qué se refería? Clamaba por la contemplación y el aprendizaje de las experiencias de todas las mujeres y no sólo las más visibles, personalizadas en las blancas y heterosexuales, lo que ella misma denominó “Jerarquía de la opresión”.

Su arte y sus ensayos lograron inspirar a miles de personas en todo el mundo porque ponían en palabras lo que muchas pensaban pero no se animaban a decir. Ella encontró la fortaleza para hablar luego de que se enfrentara a la posibilidad de morirse a raíz de un posible diagnóstico de cáncer de mama. Allí comenzó su camino de “La transformación del silencio en lenguaje y acción”, título, además, de uno de sus ensayos más conocidos.

Porque soy una mujer negra que hace su trabajo, vengo aquí a preguntarte:
¿Estás haciendo el tuyo?

Al tomar forzosamente conciencia de su propia mortalidad -escribió- que su mayor arrepentimiento hasta el momento era el haber callado por tanto tiempo. “Sólo me había traicionado a mí misma en esos pequeños silencios, pensando que algún día iba a hablar, o esperando que otras hablaran. Y empecé a reconocer una fuente de poder dentro de mí al darme cuenta que no debía tener miedo, que la fuerza estaba en aprender a ver el miedo desde otra perspectiva”; escribió. Bajo esta premisa, tuvo la valentía de comenzar a verbalizar y compartir sus pensamientos a riesgo de que sean rechazados o malentendidos.

Por un feminismo diverso

“En aras del silencio, cada una de nosotras desvía la mirada de sus propios miedos -miedo al desprecio, a la censura, a la condena, o al reconocimiento, al desafío, al aniquilamiento. Pero más que nada creo que le tememos a la visibilidad, sin la cual sin embargo, no podemos vivir verdaderamente”; escribió Lorde haciendo referencia a la invisibilización que sufrían las mujeres negras en Estados Unidos, pero hacía hincapié en el seno mismo del movimiento feminista. “Las mujeres Negras hemos sido altamente visibles por un lado, mientras que por otro nos han hecho invisibles por la despersonalización del racismo. Aún dentro del movimiento de mujeres hemos tenido que luchar, y seguimos haciéndolo, por recuperar esa visibilidad que al mismo tiempo nos
hace más vulnerables: la de ser Negras” remarcó en sus textos. Como eje de sus escritos, recorre la idea que el racismo, el clasismo, el sexismo y la homofobia son cuatro tipos de ceguera nacidos de la misma raíz: la imposibilidad de reconocer el concepto de diferencia en cuanto fuerza humana dinámica. Antes de su muerte ocurrida en 1992, durante una ceremonia africana de bautismo, Lorde tomó el nombre de Gamba Adisa cuyo significado es “Guerrera: la que se hace comprender”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top