Main Menu

ODS 13: Acción por el clima

climático
Read Carefully

Innovaciones tecnológicas: clave para acelerar la acción climática 

Uno de los mayores retos de nuestro tiempo es la lucha para prevenir y mitigar los efectos del cambio climático. Hace tiempo que los especialistas advierten sobre la urgencia de actuar y el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo, como las olas de calor, los huracanes y los incendios forestales, son prueba fehaciente de que el cambio climático es una problemática que puede acabar con la humanidad.

Ya en 2018, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) alertó sobre la imperiosa necesidad de limitar el calentamiento global a 1,5º C, en lugar de 2º C, con el fin de minimizar el cambio climático y evitar que se convierta en un fenómeno irreversible. Esta intención está centrada principalmente en el ODS 13 de Agenda para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, y que enuncia: «Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos»

La tecnología a favor del clima

Para alcanzar las metas que plantea el ODS 13, resulta indispensable que se produzcan grandes transformaciones tanto por parte de las empresas como de las administraciones públicas, el sector académico, entre otros. 

En este escenario, las innovaciones tecnológicas pueden contribuir a acelerar el cumplimiento de cada uno de los 17 ODS y en ese marco se han convertido en elementos indispensables para hacer frente a la urgente crisis climática, enmarcada en el ODS 13. 

Habiendo atravesado ya la puerta de ingreso de la Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0, los avances tecnológicos se están acelerando cada vez más. La aplicación de nuevas tecnologías tanto al sector medioambiental como al resto de ámbitos empresariales está suponiendo una optimización de sus procesos, consiguiendo una actividad más sostenible y respetuosa con el medioambiente

En el contexto actual se observan un conjunto de tecnologías emergentes que están delineando las acciones a favor del clima. Entre ellas, se destacan por ejemplo la digitalización y Big Data. La capacidad de recopilar y entender grandes volúmenes de datos, compartiéndolos entre múltiples agentes, puede mejorar todos los procesos industriales y en ese marco, la adopción de soluciones digitales puede optimizar los procesos de todo el ciclo de producción y distribución de manera eficiente.

Para alcanzar las metas que plantea el ODS 13, se necesitan grandes transformaciones por parte de las empresas, administraciones públicas, el sector académico, entre otros. La tecnología resulta un aliado fundamental en este camino.

Por otro lado, la inteligencia artificial (IA) aplicada en la gestión de diversos procesos puede convertirse en una herramienta muy eficaz para mitigar y prevenir los efectos del cambio climático ya que -por ejemplo- puede permitir mejorar la eficiencia en la distribución de energía y agua gracias a la previsión de generación y demanda, además de otras opciones como la predicción de eventos climáticos extremos. También puede aplicarse para minimizar las emisiones industriales y de los vehículos.

Internet de las cosas (IoT), es otra esfera que está ganando espacio en la lucha con el cambio climático y junto a ella la tecnología 5G. Esta última, supone una velocidad en la transmisión de datos entre 10 a 100 veces superior al 4G, con una latencia muy reducida y un menor consumo de energía. La adopción del 5G puede reducir en un 60% el consumo de energía por bit, lo que significará un enorme ahorro energético global. Sus aplicaciones son múltiples, y los expertos manifiestan que puede ayudar a las ciudades a ahorrar hasta un 70% de energía en las redes de salud pública, seguridad, tránsito y gestión de servicios públicos. 

En adición, las tecnologías de energía limpia, la robótica, Tecnologías Space 2.0. En conjunto todas ellas y aplicadas en función de la lucha contra el cambio climático permitirán reducir el consumo de recursos, aprovechar mejor los existentes, optimizar las cadenas de producción y valor, ampliar la rentabilidad, impulsar nuevas líneas de negocio y generar nuevos empleos, minimizando el impacto y mejorando la gestión medioambiental.

Top