Main Menu

Terricidio

terricidio
Read Carefully

El término «Terricidio» comenzó a ganar espacio en los medios de comunicación durante 2021 a raíz de la campaña iniciada por el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, mediante la cual decidieron iniciar una caminata de más de 1.500 kilómetros desde diferentes puntos del país para exigir que el Estado incorpore este concepto como un “crimen de lesa naturaleza y lesa humanidad”.

El Terricidio se puede definir como el asesinato constante de la tierra y el desencadenante fatal para que otros crímenes contra la naturaleza y los seres humanos proliferen. Algunos ejemplos están a la vista: los incendios devastadores de la Patagonia, la tala indiscriminada de montes nativos, la desertificación de la tierra a partir de los monocultivos, las fumigaciones con agrotóxicos, la megaminería, etc.  

  1. Es el asesinato de la Madre Tierra y de las distintas formas de vida. 

  2. Es el aniquilamiento de la naturaleza al objetificar cuan mercancía

  3. Es la ocupación de los espacios sagrados para los pueblos originarios

Bajo el mismo espectro se encuentran palabras como el genocidio, el ecocicio y el epistemicidio indígena, que alude al intento de borrar la cultura y la eliminación de otros modos de vida. Desde la visión de los pueblos originarios, el terricidio es una síntesis de todos los modos de asesinar la vida que encontró el sistema capitalista. 

Si bien esta palabra ya aparece en el imaginario popular, todavía no está claro a qué se refiere específicamente. Por eso, en este Mitos y Verdades, te damos tres claves para entender de qué se trata, de su importancia y las consecuencias que puede traer en el futuro.

1.El terricidio vá más allá del asesinato de la Pachamama y de los pueblos que la habitan, incluye el aspecto espiritual de los pueblos originarios. 

Desde las cosmovisiones indígenas el terricidio es el asesinato de la Madre Tierra, pero también la aniquilación de las distintas formas de vida y de la espiritualidad que es la vida misma. Según creen las culturas originarias, hay distintos planos de existencia, distintas formas de vida. Uno es el plano tangible dónde está lo que hoy se llama medio ambiente y sus ecosistemas. «Pero además existe el plano perceptivo: el de las fuerzas espirituales; energías son las que constituyen la esencia de la vida, son las hacedoras del círculo de la vida, están en diferentes espacios que son sagrados, son templos donde las comunidades se encuentran para dialogar con las fuerzas naturales. Hoy esos espacios se encuentran apropiados por latifundistas o megaproyectos extractivistas. Espacios sagrados que son saqueados, profanados, destruidos y contaminados por los Estados nación y la corporocracia depredadora de este modelo económico de desarrollo neoliberal» remarcan desde un documento publicado por el Movimiento Pueblos Contra el Terricidio. 

En otras palabras, los activistas reclaman porque consideran que el ecosistema espiritual también está siendo agredido constantemente. No solo por el extractivismo, sino por invasiones coloniales y culturales.

2. La lucha contra el terricidio fue inicialmente impulsada por mujeres indígenas. 

Este grupo de mujeres organizadas bajo el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, se define como un espacio antipatriarcal, anticapitalista y anticolonialista que lucha contra el racismo. “Nos enunciamos políticamente desde nuestra identidad ancestral y saberes e identidades territoriales. Somos un movimiento de resistencia y nos proponemos recuperar y revalorizar la plurinacionalidad histórica que ha sido omitida y negada por la historia oficial de los Estados”, manifiestan en un comunicado.

Además, manifiestan que el Terricidio está íntimamente relacionado con el feminicidio. «Los cuerpos de las mujeres han sido la primera colonia humana inseminada. Somos cuerpos-territorios, fusión que se asocia al fenómeno global que se profundiza en los territorios rurales e indígenas, conocido como feminicidio» afirman.

3. Los activistas exigen que el Terricidio sea considerado un crimen de lesa naturaleza y lesa humanidad.

Entenderlo como una nueva categoría penal servirá para que se comiencen a investigar y a enjuiciar crímenes de lesa naturaleza y lesa humanidad. En ese marco exigen que sean prohibidas las prácticas extractivistas por parte de las empresas, que sean penalizadas, a la vez que reclaman la devolución de los recursos naturales a sus orígenes.

Top